La maravilla de la actuación es poder ser otras personas sin dejar de ser tú mismo. Katiuska Granda, dramaturga y guionista, nos cuenta lo que significa en su vida la actuación y opina sobre lo que implica ser mujer y actriz.

También puedes leer:

|Daniella Granda: “A través del voluntariado encontré mi sitio en el mundo”

|Vicko Sandoval: “Las mujeres podemos transformar vidas”

La primera vez que recuerda haber subido a un escenario fue a los 5 años para participar en un concurso de declamación en el teatro Manuel Vegas Castillo. Katiuska recuerda que, “tenía muchos problemas para hablar, expresarse y socializar con el resto“, es por ello que su padre, amante de las lecturas y el arte, le daba libros y obras teatrales para que se las aprendiera y pudiera interpretarlas.

La primera obra teatral que se aprendió fue: La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca, era una pieza que su padre amaba y le logró transmitir el amor a esa obra y a la actuación.”Y fue entonces cuando todo empezó”.

Fue en un concurso de teatro, lo que ella recuerda como su primera interpretación, en el que su colegio representó la obra: “Protejamos nuestra vida”, que trataba sobre el cuidado del medio ambiente. “A pesar de ser unos niños, quienes participamos recibimos asesoría profesional en talleres, dejó de ser una obra de colegio y se volvió algo más profesional”, indicó.

Aquella experiencia la marcó y se dio cuenta que era una actividad que deseaba continuar. Se inscribió a talleres y a los 11 años, cuando tenía un poco más de conocimiento sobre la actuación, participó en el Club de teatro Estrella en la obra “La bella y el príncipe encantado”, adaptación de la bella y la bestia, haciendo doble papel.

Katiuska, además de actriz es licenciada en comunicación social, su especialidad es la comunicación para el desarrollo y relaciones públicas. Estudió comunicación porque es su vocación, le gusta siente que de alguna manera, lo puede relacionar con su verdadera pasión: la actuación.

Considera que ahora el arte “ya se está tomando en serio, la gente, aunque no esté acostumbrada, por lo menos empieza a consumirlo”. Las oportunidades en el mundo artístico va creciendo, en su propia experiencia ella señala que, “la actuación le ha permitido salir de Piura, conocer otras realidades sobre el teatro en varias zonas del Perú. Además, he podido recorrer gran parte de mi país y algunos países de latinoamérica”.

Sin embargo, resalta la falta de apoyo gubernamental. “Hay muchas iniciativas privadas, y aunque hay un intento de mejora por parte del Ministerio de Cultura, falta mucho. Necesitamos una ley del artista, necesitamos ese apoyo”.

Con casi 20 años de experiencia en la actuación, Katiuska ha formado parte del Club de teatro Estrella, del Grupo las Aves, del grupo de teatro de la Udep, del grupo Cuarta Pared y ha participado en los talleres del Instituto Nacional de Cultura. Y ahora está en Parada Alterna, grupo que fundó en el 2015.

Según Katiuska, “vivir del arte es una gran reto, sobre todo en un país en el que falta la cultura de consumos y protección al artista”. Sin embargo, considera que si la actuación, danza, música o cualquier manifestación artística es una pasión pues hay que hacerla formar parte de nuestra vida. “No se puede vivir sin una pasión”.

Sus principales logros

Entre sus principales logros están las participaciones en diversos festivales y eventos realizados a nivel nacional y latinoamericano, en los que en muchas ocasiones ha ido ella y su grupo representando a los artistas piuranos o a nivel regional a los artistas del norte.

Además, se hizo acrededora del reconocimiento e incentivo que el Ministerio de Cultura en el “Concurso Nacional de proyectos de arte para la transformación social”. Según Katiuska, “la historia ha demostrado que desde los inicios del teatro la mujer ha estado relegada a papeles secundarios, o por el contrario, aquellas que prestaban su talento no eran valoradas”. Es por eso que el proyecto que presentó junto al grupo Parada Alterna, “Teatro por nosotras”, busca generar un cambio social.

Este proyecto involucra a las mujeres de la región con o sin experiencia previa en la actuación. Con busca, “revalorizar el trabajo de la actriz, mujer, no solamente en Piura sino a lo largo del Perú, pues muchas veces hace falta nuestra presencia”. Además, resalta como inspiración y modelo a seguir a mujeres como Sara Jofreé y Maria Teresa Zúñiga.

Sin embargo, su mayor logro es haber sido capaz de escribir sus propias obras, siendo una de las que más aprecia y le ha dado reconocimiento a nivel regional, la obra llamada: “Donde mueren los elefantes”.

No te pierdas en Twitter:

En Instagram:

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here