Siguiendo la frase de Aristóteles; «Servir a otros y hacer el bien», Daniella Granda nos habla de la ONG Munay, el lugar que le ha permitido poner en práctica una de sus más grandes cualidades, su vocación de servicio.

También puedes leer:

|Malú Ramahí: “Me gusta mucho que mis fotos cuenten historias”

|Vicko Sandoval: “Las mujeres podemos transformar vidas”

El proyecto de Munay se concibió hace un año, y se empezó a ejecutar hace 8 meses. La ONG la fundaron Daniella Granda y Sakura Iwase. En un inicio Daniella pensaba que, «tener una ONG era un reto muy grande». Es ahí que la presencia de Sakura Iwase resulta vital para concretar la idea, una asociación de jóvenes voluntarios de Perú y Japón.

Publicidad

Inicio de su vocación

Daniella describe su vida como un reto constante que ha tenido que ir superando desde pequeña, sin embargo, eso le ayudó a ver el mundo desde otra perspectiva. Desde muy corta edad consideraba sus problemas como «insignificantes» en comparación con la de otros niños.

En ese momento, según ella, nace su vocación de servicio. Ver otras realidades le hacía pensar que, «aunque no pueda cambiar el mundo, al menos ayudaría de acuerdo a sus posibilidades a quién la necesitara». Daniella siente que por medio del voluntariado a encontrado su sitio en el mundo, y planea hacerlo por el resto de su vida

La labor social no es algo nuevo para ella. Desde hace 9 años, cuando estaba en la secundaria de su colegio conoció a una hermana de la congregación San José de Tarbes con quién estableció una relación amical que le ayudó a cumplir ese sueño de ayudar a los demás.

Daniella haciendo labor social

Empezó haciendo voluntariado en los caseríos: La Obrilla y El papayo. Con solo 12 años empezó a organizar proyectos sociales y a reunir personas para emprender «la aventura de su vida».

Luego, ingresar a la universidad no haría diferencia. Inmediatamente buscó voluntariados y se inscribió, participando así en el grupo Univas y el grupo de voluntariado profesional Cima.

ONG Munay: Perú – Japón

La problemática que originó el emprendimiento de la ONG Munay es la violencia física y psicológica que sufren los niños, pues según Daniella, no hay muchos grupos especializados en el tema que ayuden específicamente a ese sector. «Faltan grupos voluntarios comprometidos en brindar el apoyo psicológico que necesitan», señaló.

MUNAY es una nombre quechua que significa: amor, deseo y voluntad; los ideales que quiere representar en la ONG. Algunos de los voluntarios que también forman parte de ella son: Sakura Iwase, Takuya Funabashi, Sashiro Ramos, Mariangela Rodríguez, Miriam Floreano, Claudia Farías, Cristel Castillo, Danitza Domínguez, Angélica Castro, Jean Pierre Távara, Miguel Ángel Talledo, entre otros.

Su trabajo consiste en realizar actividades educativas y de entretenimiento para todos los niños víctimas de violencia física y psicológia. Se dividen en grupos y organizan un horario, esta labor la llevan a cabo en la aldea infantil San Miguel de Piura.

No te pierdas en Twitter:

En Instagram:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here