Por Rafaela Zapata Vega

Es cierto que antiguamente, y especialmente en las zonas rurales, prácticamente todas las familias dejaban a sus perros en el exterior.

También puedes leer: 

|¡Queridaaa ha llegado un miembro más a la familia!

|Enseña a tu cachorro a ir al baño antes de que pueda salir a…

Publicidad

Esto no se trataba de una elección relacionada con la suciedad o los pelos: los perros que residían en el exterior eran perros protectores de ganado o perros guardianes cuando en esa época no existían las alarmas, ni cercos eléctricos ni personas a las que se les podía pagar para que cuiden el barrio y la misma casa.

Los perros son animales sociales que están acostumbrados a vivir en «manada» y cuando se tiene un perro, la manada en ese caso pasan a ser los humanos que viven con él y al no estar en contacto con los humanos, el perro comienza a deprimirse.

Por otro lado, uno de los problemas más habituales en los perros que pasan muchas horas fuera de la casa es la ansiedad por separación, que afecta directamente al comportamiento del animal volviéndolo destructor con todas las cosas que ve.

Otro fuerte motivo por el que no debe tenerse al perro fuera de casa es que éste puede empezar a sufrir «protección de recursos» con el territorio, una conducta que puede volverse agresiva y muy peligrosa, incluyendo para nosotros mismos.

A todo esto añadiremos que utilizar a un perro como vigilante de la casa es una pésima idea, pues es sumamente fácil que una persona que quiera entrar a robar a la casa, envenene al perro e igual entre al domicilio a hurtar.

Igualmente, el tener un perro como guardián de la casa sólo para este fin constituye Maltrato Animal y éste está penado con multas en Perú.

Si queremos un vigilante podemos contratar una alarma o a una persona que cuide todo el barrio, incluida nuestra casa.

Si estamos valorando la opción de tener un perro fuera por higiene, debemos recordar que existen razas y cruces de razas que no sueltan pelo, entre ellos el perro viringo. Pero atención, también es importante entender que el perro es un animal al que le gusta olisquear (es una forma de relajación y conocimiento del medio), estar en lugares cómodos como será nuestro sofá (como a nosotros) y que puede babear o ensuciar un poco (¡como nosotros mismos!).

Todos estos detalles son propios de la naturaleza del Perro. Si no estamos dispuestos a tolerarlos es que no deberíamos ni siquiera plantearnos tener un perro o gato.

No te pierdas en Instagram:

En Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here