María Palacios Almendro es una joven docente con vocación de servicio. Una de sus principales metas es contribuir a la educación de su ciudad, su región y su país. Un sueño no tan lejano, pues ha empezado a dar sus primeros pasos. Es fundadora de la biblioteca Narnia y promotora del programa Lectio 21.

También puedes leer:

|Valeria Chávez: la joven que hizo de los hilos un negocio

|Clariza Ludeña, la confeccionista de adornos y bolsos de tela

María describe su trabajo como una labor vocacional, es profesora de educación secundaria especializada en Lengua y Literatura. «Las mejores experiencias han sido con la enseñanza del Plan Lector en las escuelas, de manera independiente, además de ser capacitadora de varias editoriales», señaló.

Ella reconoció, que si bien en un inicio no era una lectora ávida, a los 15 años empezó a desarrollar su amor por los libros, algo que pretende contagiar a más jóvenes. «Siempre soñaré con ver a Sullana transformada en educación y cultura».

Biblioteca Narnia y programa Lectio 21

Sus dos emprendimientos llegaron juntos: tener su propia biblioteca y crear al Programa Lectio 21, una propuesta que inició este verano junto a dos amigas: Lisseth López y Ana Abanto.

Este surge para ayudar a niños, jóvenes y adolescentes a desarrollar sus habilidades comunicativas. Su finalidad es llegar a más estudiantes, tanto de Sullana como Piura, quienes muchas veces, por falta de oportunidades o recursos económicos, no pueden acceder a talleres o programas educativos de calidad en sus veranos.

Fue así como empezó el desarrollo de Lectio 21, en Sullana, en su casa. Para ello, necesitó recopilar todos los libros que tenía dispersos y repartidos entre Sullana y Piura. Un gran aporte de material salió de la biblioteca de su padre.

En ella guardaba enciclopedias, la Biblia, libros de historia, algunos libros escolares, entre otros géneros. Es así como logró formar una biblioteca que, como María indicó, «está llena de libros, historias, sueños, magia, romance, realismo, filosofía, oraciones, recuerdos, regalos, anécdotas, en pocas palabras, está bendecida».

«La creación de la Biblioteca fue iniciativa propia y lo consideré como mi primera gran inversión del año, porque al fin y al cabo lo que entregas vuelve multiplicado a ti». Su primera «devolución» se dio cuando el reconocido actor teatral Nerit Olaya contactó con ella para realizar dos funciones teatrales: en Sullana y Piura, con el fin de promover la cultura en nuestra región.

Además, el escritor Jorge Castillo se contactó con ella y le envió desde Lima 20 libros para su biblioteca de manera gratuita. «Creo que solo personas con alma grande dan sin más». Posteriormente, medios de comunicación y amigos difundieron noticias del programa lo que le permitió hacer conocido su emprendimiento.

La biblioteca la llamó «Narnia», pues «cuando alguien coja un libro, se transportará a otros mundos y realidades para vivir una aventura mágica y real, una que lo lleve a transformar su visión del mundo y de su propia vida».

María sabe a dónde ha llegado y, también, cuanto camino le falta por recorrer. Sus expectativas son «crecer como profesional y ser humano sirviendo con mi profesión. En cuanto al programa, marcar un precedente de fin social y educativo».

Finalizó señalando que, «lo mínimo que podemos hacer con los regalos y dones entregados es compartirlos. En mi caso, ser maestra».

No te pierdas en Instagram:

https://www.instagram.com/p/BuB4N4rla5P/

En Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here