Clariza Ludeña, la confeccionista de adornos y bolsos de tela

0
19

Clariza Ludeño Neira halló en el desempleo su oportunidad de crecimiento. Sin embargo, como cualquier etapa difícil tuvo que pasar por un proceso de comprensión, aprendizaje y superación. En una entrevista con Walac Noticias nos cuenta cómo inició su negocio en venta de bolsos y manualidades. 

También puedes leer:

|Valeria Chávez: la joven que hizo de los hilos un negocio

|La joven de 17 años que pasó de postres caseros a tener su pastelería

Sus habilidades manuales las adquirió desde pequeña gracias a las enseñanzas de su madre. «Mi mamá era costurera y yo le ayudaba en sus confecciones , entonces tenía nociones básicas del tema». Sin embargo, estudió Economía y no se siguió desarrollando en la confección.

Clariza inicia este emprendimiento hace 10 años. «Me despidieron del trabajo y entré en depresión porque sentía que era por mi edad». Sin embargo, su propia motivación y la ayuda de un familiar que le enseñó a bordar en piedrería ayudó a que ella decidiera empezar su propio negocio de bolsos bordados con esta técnica.

Cuando perdió su empleo se dio cuenta que los bolsos bordados le permitirían seguir generando un ingreso a su hogar. «Comencé a vender los trabajos que hacía, así ayudaba en el hogar y sobre todo seguía sintiéndome útil», sostuvo Clariza.

Hace casi un año, Clariza se unió a la Red de Mujeres Interamericanas, aquella decisión la ayudó a superar su depresión. «En la RMI aprendí a sentirme bien con lo que soy y con lo que hago, muchas personas creen que las manualidades son trabajos de segunda categoría. Sin embargo, gracias a la Red aprendí que todo trabajo es valioso».

Además, como miembro de la RMI empezó a dictar talleres de manualidades. «En el 2018 enseñamos a casi 50 mujeres este arte. Estuve muy contenta de enseñarles y ayudarlas a formar su propio negocio», señaló.

Actualmente, Clariza ha expandido su negocio al rubro de la juguetería. «Hacemos adornos y juguetes pequeños que se elaboran con pañolenci (material). Y continúo confeccionando bolsos mejorando la técnica».

 

Clariza es una mujer de garra, ella misma costeó sus capacitaciones para ampliar sus conocimientos al momento de producir sus bolsos. «Aprendí otras técnicas para tener más variedad de productos y llegar a más personas de diferentes edades y gustos». 

Está decidida a seguir empoderándose. «Quiero desarrollarme y hacer crecer mi negocio». Piensa seguir estudiando y asistiendo a capacitaciones, no solo en el aspecto laboral, sino también en su crecimiento personal.

No te pierdas en Instagram:

En Twitter:

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here