Esta cortina sirve para amenizar las medidas de distanciamiento social, que recomiendan evitar cualquier contacto físico con la población adulta.

María Paula Moraes no abrazaba a su padre durante más de cien días.

Wanderley, su padre, tiene 82 años y vive en una residencia de ancianos Anni Azurri Vida e Lar para Idosos, en la ciudad de Sao Paulo, en Brasil.

Hoy, la «Cortina de abrazos» permitió que padre e hija pudieran rencontrarse, pese al avance de la pandemia del coronavirus en dicho país.

Fue un mimo para el corazón” y “lo estábamos necesitando”,
relató María paula.

Esta novedosa alternativa de acercamiento ayuda a acortar y amenizar las medidas de distanciamiento social, que recomiendan evitar cualquier contacto físico con la población más envejecida por su vulnerabilidad ante la COVID-19.

Publicidad
Foto: EFE/Sebastião Moreira.

Con esta iniciativa, visitantes y ancianos, protegidos con guantes, introducen sus brazos en los grandes bolsillos de plástico de la «cortina», que reiteradamente es desinfectada por las enfermeras de la residencia. Y, así, vuelven a abrazarse.

Ayuda emocional para los ancianos

Esta acción, aparentemente simple, va más allá de ofrecer un cambio clínico a los ancianos, pues también les ayuda emocionalmente a sobrevivir este período de pandemia, cuando es muy común tener alteraciones de comportamiento.

Foto: EFE/Sebastião Moreira.
Foto: EFE/Sebastião Moreira.

Brasil es el segundo país del mundo más afectado por la COVID-19, solo por detrás de Estados Unidos, y ya superó las 60.000 muertes y se acerca al millón y medio de contagios.

Te puede interesar:

|Perú está en 2 circuitos internacionales para la vacuna contra COVID-19

|Decesos por covid-19 superan ya el medio millón en todo el mundo

Síguenos en Instagram:

https://www.instagram.com/p/CCJmpYypq_5/?utm_source=ig_web_copy_link

Y también en Twitter:

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here