Seis días después de la explosión en el puerto de Beirut que acabó con la vida de al menos 165 personas, el Gobierno del Líbano ha caído en medio de protestas en las calles que exigen la dimisión de todos los dirigentes del país. Así lo informó Diario Correo.

El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció la renuncia de su Gobierno este lunes 10 de agosto, tras las partida de varios ministros y las protestas sucesivas por la devastadora explosión ocurrida hace seis días en el puerto de Beirut.

El jefe del gobierno, que se presenta como independiente, culpó a la clase política tradicional de su fracaso, y arremetió contra la «corrupción» que llevó a este «terremoto que golpeó al país».

«Hoy, anunció la dimisión de este gobierno», dijo en un discurso televisado dirigido a los libaneses.

Publicidad

«La catástrofe que afectó a los libaneses en el corazón (..)ocurrió a causa de la corrupción endémica en la política, la administración y en el Estado», añadió.

«Descubrí que la corrupción institucional era más fuerte que el Estado», agregó Diab, profesor universitario que formó su gobierno en enero.

Tras la explosión y las protestas, el gobierno de Líbano anunciará ...
Hassan Diab, primer ministro de Líbano.

Un país con poca ayuda y desorden político 

Cuando Diab iniciaba su discurso, se registraron choques en el centro de la ciudad en los alrededores del parlamento. Manifestantes lanzaban piedras contra las fuerzas de seguridad que replicaron con gases lacrimógenos.

Esta renuncia no daría satisfacción al movimiento de protestas que pide la salida de toda la clase política acusada de corrupción e incompetencia.

Casi una semana después de la explosión, las autoridades libanesas acusadas de corrupción e incompetencia por la ciudadanía.

Aún no respondían con claridad a la pregunta que se hace todo el mundo: ¿por qué una enorme cantidad de nitrato de amonio se encontraba almacenada en el puerto de la capital libanesa?

Las explosiones que provocaron más de 160 muertes generaron protestas en el Líbano.

Lo que provocó la catástrofe fue un incendio en un depósito donde estaban almacenadas 2750 toneladas de nitrato de amonio.

Desde hace seis años sin «medidas de precaución», según reconoció el primer ministro Hassan Diab.

El Ministerio de Salud elevó este lunes 10 de agosto a 165 los fallecidos y señaló que ya hay «menos de veinte» desaparecidos, aunque sigue la búsqueda de cuerpos bajo los escombros tras la catástrofe, que causó además más de 6.000 heridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here