Según cifras del informe Globocan 2018, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es la segunda neoplasia más frecuente en mujeres. Ello después del cáncer de cuello uterino.

En ese sentido, la mamografía es el método más usado por la detección precoz del cáncer de mama. Además, reduce el riesgo de muerte en mujeres de entre 40 y 75 años, hasta en 40% al detectarlo en estadios tempranos.

Según la doctora Liana Falcón, jefa de la Unidad de Diagnóstico Integral de la Mama de Clínica Internacional, menciona que la detección temprana puede llevar a alcanzar incluso a la curación.

“No solo porqué el tamaño del tumor es muy pequeño y puede ser in situ o comúnmente llamado encapsulado, sino que aunque no lo sea, los tratamientos que hay ahora para este tipo de tumores pueden alcanzar hasta que la mujer esté libre de la enfermedad por 5 años y muchos años más”, afirma.

Además, explica que “la detección temprana del cáncer de mama se realiza cuando aún no da ningún síntoma ni produce ninguna molestia”.

Publicidad

“Por eso los programas de despistaje se realizan justamente cuando las mujeres no tienen sintomatología y se aplica al grupo de edad de riesgo», señala.

«Todas las mujeres mayores de 40 años deben realizarse una mamografía una vez al año, sin ninguna molestia, justamente para hacer el diagnóstico temprano», refiere.

Una detección temprana es fundamental

En la mamografía también se puede identificar una lesión sospechosa de que sea algo malo. «Algunas veces vamos a tener que hacer una ecografía para ver si la miramos y eso para planear la biopsia”, menciona.

Al respecto, oncólogo Juan Carlos Samamé Pérez- Vargas sostiene: «La detección temprana en cáncer de mama es fundamental. Más aún si sabemos que es la neoplasia más frecuente a nivel mundial y nuestro país”.

“La mamografía nos permite tener detección precoz, es decir, diagnósticos tempranos o en estadios iniciales. Esto es importante pues al diagnosticar un tumor en estos estadios tempranos, disponemos de muchas más opciones terapéuticas», señala.

«Asimismo, las tasas de curación son mucho mayores. La mamografia impacta directamente en la disminución de la mortalidad por cáncer de mama hasta en un 25%”, comenta.

¿Cómo detectar el cáncer de mama a tiempo?

Por su parte, Gilmar Grisson Barron, cirujano oncólogo de La Liga Contra el Cáncer, afirma que la detección temprana se realiza de tres formas. Mediante imágenes, mediante el examen clínico realizado por el médico especialista y a través del autoexamen de mamas.

“El cáncer de mama es una enfermedad de evolución lenta, hasta que un tumor llega a tener un centímetro tenemos una etapa preclínica».

«No hay tecnología hasta el momento que puede encontrar un cáncer de un milímetro. Hay que hacerse una mamografía regularmente, se pueden contra estas lesiones pequeñas de 5 a 6 milímetros”, afirma.

Por ello, el chequeo médico anual es clave en la detección temprana del cáncer de mama. Sin embargo, que las mujeres se realicen un autoexamen de mama al mes también ayuda.

Así, para las mujeres que aún menstrúan, deben realizarse este examen luego del periodo menstrual. Quienes ya no presentan la menstruación, se debe elegir un día específico del mes para realizarse el autoexamen.

Al respecto, la doctora Falcón menciona que es importante este autoexamen. De modo que, ante cualquier anormalidad física se acuda al médico de inmediato.

“En realidad si yo descubro el cáncer de mamas palpándolo algunas veces no va a ser el estadio más temprano que queremos encontrarlo con la mamografía», puntualiza.

«Igual, ahora los tratamientos son súper eficientes y se va a ayudar a la paciente y desaparece el tumor. Lo que queremos es justamente encontrarlo en la mamografía cuando aún no haga ningún síntoma”, afirma.

Las claves del autoexamen

Por su parte, el doctor Samamé sostiene que “el autoexamen es una herramienta que suma, mas no es la principal”.

“Se sugiere realizarlo una vez al mes siempre 7 días luego de haber finalizado la menstruación y estando en una postura cómoda. Ya sea de pie viéndose al espejo, o recostada».

«Sí es importante porque permite que las mujeres, sobre todo las jóvenes, conozcan su anatomía e identifiquen lesiones que valdría la pena seguir en el tiempo», agrega.

«Uno de los sesgos de este estudio es que no todos los nódulos o lesiones que una mujer pueda palpar significa que sean lesiones malignas. De hecho, la mayoría de lesiones son benignas y suelen cambiar de tamaño a la par con el ciclo menstrual”, explica.

Agrega que “se sugiere que si una de estas, lejos de disminuir con el paso de los meses, aumenta de diámetro rápida y muy marcadamente o cambia su forma, entonces se consulte con su ginecólogo de cabecera”.

El doctor Grisson afirma que “el autoexamen permite que la mujer conozca su propio cuerpo y tiene valor sobre todo en mujeres jóvenes a partir de los 20 años hasta los 50 años”.

“Por más que tengamos una mamografia normal, una ecografía normal o una resonancia magnética normal, es importante el autoexamen de mamas ya que hay que recordar que estos exámenes de imágenes no son siempre 100% seguros o absolutos», puntualiza.

«Es más, no existe un examen de chequeo que sea infalible. El autoexamen de mama permite también encontrar tumores pequeños menores de 1 centímetro. Pero siempre y cuando una mujer se haga un autoexamen regularmente”, explica.

La doctora Silvia Falcón, especialista en cáncer de mama de Aliada Centro Oncológico, resalta que a partir de los 40 años, todas las mujeres deben realizarse una mamografía cada año.

“Lo que les facilitará la detección temprana en caso tengan un diagnóstico de cáncer de mama. Para aquellas mujeres con familiares en primer grado que hayan tenido la enfermedad, como mamás, hermanas o hijas, los exámenes periódicos deben iniciarse a los 30 años, en cuyo caso se realiza a través de ecografías”, explica.

La especialista menciona que para el diagnóstico de cáncer de mama, la detección temprana se da a través de mamografías anuales a partir de los 40 años.

“Permiten identificar anomalías que tienen apenas milímetros de longitud. Identificar la enfermedad en una etapa inicial facilita el éxito de los tratamientos, en esto radica la importancia de la detección oportuna”, afirma.

Exámenes de mama

La doctora Liana Falcón explica que además de la malograría, otros exámenes que ayudan a la detección temprana es una tomosíntesis de mama. La cual “descubre hasta el 30% más de cánceres antes que la mamografía convencional”.

“En realidad, yo recomiendo que todas las mujeres deberían hacerse mamografia 2D y 3D tomosíntesis al mismo tiempo que la mamografía”, finaliza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here