Publicidad

El legendario imitador Guillermo Rossini recibió un sentido homenaje en la pantalla de parte de sus compañeros de arte. Dicho reconocimiento se da luego de su decisión irrevocable de alejarse del mundo del humor.

A sus 88 años, el popularmente conocido como el «Tío Rossini» recordó varias anécdotas de su vida en compañía de quienes se consideran sus pupilos; los imitadores Manolo Rojas y Fernando Armas. Todo ello se produjo en la grabación de su homenaje.

«Es el papá de todos los comediantes, es hermoso poder agradecerle de esta manera las enseñanzas y toda una trayectoria dedicada a su público. Es un referente de disciplina y talento», señala Fernando Armas, con quien Rossini no solo compartió sets de TV, sino que alternó en «Los Chistosos«.

El humorista Guillermo Rossini (de joven) junto al fallecido Augusto Ferrando. Foto: Diario El Peruano

Homenaje emotivo

El episodio más emotivo que se verá este sábado, a las siete de la noche, será cuando todo el elenco del espacio humorístico entone un tema sobre los momentos de alegría y carcajadas que hizo vivir a todo un país con sus caracterizaciones.

Con la voz entrecortada, Rossini agradeció a Ernesto Pimentel, que estaba encarnado de la «Chola Chabuca», por la sorpresa de la que fue protagonista casi sin imaginarlo, ya que pensó que estaba invitado a una celebración por el Día del Padre.

El productor Julio Zevallos, quien trabajo muchos años con Rossini, no desaprovechó la oportunidad para brindarle unas palabras y recordar la huella que ha dejado en un país que supo reír con sus ocurrencias.

«Le han dicho que es el padre del humor, un ícono de la comicidad y que representa a toda una leyenda de cómicos de la televisión, pero es mucho más que todo ello. He tenido la bendición de haber trabajado con él en varios canales y vi un gran profesionalismo, disciplina, realmente es un señor del humor, pero sobre todo un gran ser humano y esposo devoto», dijo Zevallos.

Síguenos en YouTube: