El papa Francisco honró hoy a los «santos» que combaten el coronavirus, sacerdotes servidores o médicos y enfermeros, en una inusual misa de Jueves Santo en la basílica de San Pedro, prácticamente vacía para evitar contagios.

También te puede interesar:

|Exboxeador piurano pide ayuda a las autoridades para mejorar su salud

|Disminuye lentamente el número de muertes por COVID-19 en Barcelona

«Hoy querría expresar cercanía a todos los sacerdotes, desde el más reciente ordenado hasta el papa, porque todos somos sacerdotes», empezó el pontífice, en un templo se diría que espectral.

Francisco basó su homilía improvisada en el concepto del servicio y, por ello, empezó recordando a los sacerdotes muertos por asistir a los enfermos con el virus, que cifró en más de sesenta en Italia, pero también a los médicos y enfermeros que han perdido la vida.

A la fecha, más de 90 mil personas en todo el mundo han fallecido a causa del COVID-19. Foto: CNN

Son, como ha repetido en otras ocasiones, «los santos de la puerta de al lado», apegados a la sociedad a la que sirven.

Publicidad

Francisco además tuvo palabras para los misioneros en tierras lejanas, caídos en las pestes, o los curas que asisten en las cárceles o en el entorno rural y conocen los nombres de todos los feligreses y vecinos.

Dato

  • El papa ofició esta misa de Jueves Santo, que conmemora la Última Cena e inaugura el Triduo Pascual.

Síguenos en Instagram:

También en Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here