Juan Carlos Cueto Gally es un boliviano de 33 años y es el único médico intensivista que enfrenta al COVID-19 en Madre de Dios. Esta ciudad ha sido muy golpeada por el coronavirus, pues hasta el martes 26 registraba 167 personas fallecidas y 9 686 contagiados.

Juan Carlos cuenta que llegó a la ciudad de Puerto Maldonado en junio de 2020, por esas fechas no había un solo médico intensivista en la zona y la ciudad afrontaba el pico más alto de contagiados.

El médico boliviano estudió Medicina en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, al terminar su carrera se especializó durante cinco años en terapia intensiva en el Hospital Bolivino-Japones de Santa Cruz.

Al recordar su llegada a Perú, el medico afirma que fueron días difíciles. «Todas las salas estaban llenas de enfermos con coronavirus. La gente entraba y salía. Se entubaban hasta tres personas por día. Mucha gente acudía en la última fase de la enfermedad con muy poco por hacer«, dice.

Los días de Juan Carlos se resumen a pasar todo el día en el hospital Santa Rosa. Narra que en el peor momento  de la pandemia el hospital atendía entre 40 o 50 pacientes al día, y al menos cinco de ellos requerían de hospitalización inmediata.

Publicidad

Juan dice que si bien las atenciones disminuían poco a poco, hoy nuevamente empieza a desbordarse la situación. El escenario vuelve a hacer el mismo: muchos pacientes y falta de médicos intensivistas.

Juan Carlos cuenta que actualmente es responsable de cuidado intensivos y tiene ocupadas siete de 10 camas UCI. Asimismo, en la Unidad de Cuidados Intermedios hay una persona que requiere de alto consumo de oxígeno y en el área de hospitalización hay 11 pacientes, de las cuales dos son madres gestantes.

El coronavirus vuelve a poner en apuros a la ciudadanía y a los médicos. Al hospital Santa Rosa llegan entre 20 y 25 pacientes que presentan problemas respiratorios u otros síntomas de coronavirus.

Síguenos en YouTube: 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here