Según científicos de la Universidad de Oxford, la dexametasona redujo en aproximadamente un tercio la mortalidad de los pacientes hospitalizados con COVID-19 con ventilación mecánica, y un quinto de personas que requirieron oxígeno. Hoy se anunció su utilización en todo el Reino Unido.

Te puede interesar: 

|Cajas municipales: Reprogramación de pagos es un riesgo financiero

|Conoce cómo registrar a un recién nacido en cuarentena

Un grupo de científicos de la Universidad de Oxford anunció hoy los resultados preliminares de un estudio que apunta a la dexametasona como el primer fármaco que hasta la fecha ha demostrado ser eficaz en los casos más graves de coronavirus.

Publicidad

El ensayo involucró a miles de médicos, enfermeras, farmacéuticos y administradores de investigación en más de 175 hospitales en todo el Reino Unido, con el apoyo del personal de la Red de Investigación Clínica de NIHR, NHS DigiTrials, Public Health England, Public Health Scotland, Departamento de Salud y Asistencia Social, y el NHS en Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

El trabajo comenzó en marzo de este año, cuando se realizó un ensayo clínico aleatorizado para evaluar una variedad de tratamientos potenciales para el coronavirus, incluyendo Lopinavir-Ritonavir (tratamiento comúnmente usado para el VIH), la Hidroxicloroquina (ahora se ha detenido por falta de eficacia), Azitromicina (antibiótico de uso común), Tocilizumab (tratamiento antiinflamatorio administrado por inyección), plasma convaleciente (recolectado de donantes recuperados de COVID-19 con anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2), y dosis bajas de dexametasona, un esteroide que generalmente se usa para reducir la inflamación.

Qué es la Dexametasona, el primer fármaco que puede salvar las vidas de pacientes graves de coronavirus

Así, de los 11.500 pacientes, 2.104 fueron asignados al azar para recibir 6 mg. de dexametasona una vez al día -por vía oral o por inyección intravenosa- durante diez días, comparando los resultados con 4.321 pacientes asignados al azar con la atención habitual.

Entre los pacientes que recibieron la atención común en estos casos, la mortalidad a los 28 días fue más alta en quienes requirieron ventilación (41%), mortalidad intermedia en pacientes que requirieron sólo oxígeno (25%) y mortalidad más baja entre pacientes que no requirieron intervención respiratoria (13%).

Pero de acuerdo al ensayo, firmado por los doctores Peter Horby y Martin Landray de la Universidad de Oxford, la dexametasona redujo en aproximadamente un tercio la mortalidad de los pacientes hospitalizados con COVID-19 con ventilación mecánica, y un quinto de personas que requirieron oxígeno, mientras que no hubo resultados en quienes no recibieron asistencia respiratoria.

Según los científicos, se evitaría una muerte mediante el tratamiento en alrededor de ocho pacientes ventilados, o alrededor de 25 pacientes que requieren sólo oxígeno.

“La dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en COVID-19”, afirmó el Dr. Horby. “El beneficio de supervivencia es claro y amplio en aquellos pacientes que están lo suficientemente enfermos como para requerir tratamiento con oxígeno, por lo que debería convertirse en el estándar de atención en estos pacientes”.

“La dexametasona es económica, está disponible y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo”, sostuvo.

“Desde la aparición del COVID-19 hace seis meses, se han buscado tratamientos que puedan mejorar la supervivencia, particularmente en los pacientes más enfermos. Estos resultados preliminares son muy claros: la dexametasona reduce el riesgo de muerte entre pacientes con complicaciones respiratorias graves”, indicó el Dr. Martin Landray, coautor del ensayo.

La dexametasona es un esteroide que se ha utilizado desde la década de 1960 para reducir la inflamación en una variedad de afecciones, incluidos ciertos tipos de cáncer.

Se ha incluido en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS desde 1977 en múltiples formulaciones, y actualmente está fuera de patente, disponible de forma asequible en la mayoría de los países. El Reino Unido anunció hoy su utilización oficial en todo el país.

Efecto dominó

El Dr. Alejandro Guerra, médico coordinador de Unidad de Paciente Crítico de Clínica Ciudad del Mar, explica que “hace un tiempo a nivel mundial sospechábamos que los corticoides podían entregar alguna ayuda en el tratamiento de los pacientes de coronavirus, debido a que se han utilizado con otro tipo de enfermedades. Y si bien los resultados eran variables, igualmente indicaban una tendencia favorable hacia su uso, sobre todo en condiciones de enfermedades pulmonares graves”.

“Este estudio podría ayudar en apoyar el uso de corticoides que varios médicos a nivel mundial ya estaban empezando a explorar, basados en la poca información que existía previamente. Además tomamos la experiencia vista con los pacientes de coronavirus en la UCI, con resultados favorables”, afirma.

El Dr. Guerra menciona que la ventaja de este fármaco es que entre los distintos tipos de corticoides, es uno de los más económicos y puede ser utilizado de manera bastante más amplia.

“Existen muchos tipos de corticoides en el mercado y entre ellos tienen una suerte de ‘equivalencia’, por lo que si bien tienen diferencias, se pueden homologar. Pero la dexametasona tiene acceso universal. En ese sentido poder encontrar resultados favorables con este corticoide es una buena noticia”, sostiene.

Síguenos en Instagram:

https://www.instagram.com/p/CBgqhMsJa3c/?utm_source=ig_web_copy_link

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here