Foto: Clarín

La depilación es uno de los rituales más comunes que hacemos las mujeres. Es por eso que muchas veces optamos por algo un poco más duradero, que nos retrase el crecimiento del vello para no usar la gillet todas las semanas. En esta búsqueda, damos con la cera. Aunque puede ser un poco dolorosa al inicio, el crecimiento del vello se retrasa tanto que solo han que usarla unas dos veces como máximo al mes. Esto hace que la piel descanse y quede más hidratada. Sin embargo, la cera también tiene sus riesgos, es por ellos que te los contamos aquí para que tomes tus precauciones.

Te puede interesar:

|4 consejos que debes tomar en cuenta si tu hijo padece varicela

|Semillas de melón: cuáles son sus propiedades y cómo consumirlas

1. Infecciones. La depilación con cera genera abultamientos o daños en la piel, por lo que es más fácil que se adquiera una infección como herpes, verrugas genitales, VIH, entre otras. Incluso, Emily Gibson, directora médica de la Western Washington University, recomienda no depilar la zona del bikini porque aumenta la posibilidad de adquirir una enfermedad de transmisión sexual, por las pequeñas heridas que se generan.

2. Quemaduras. Cuando no se tiene experiencia para manejar la cera, se pueden generar quemaduras en la piel.

3. Vellos encarnados. Eliminar el vello con cera ocasiona un debilitamiento, por lo que el próximo vello a salir tiene menos fuerza para romper la membrana de la piel. Además, se podría generar una infección o irritación.

4. Cicatrización. Cuando se realiza muy seguido la depilación, se genera irritación crónica en la piel, lo que deja cicatrices y mal aspecto, por lo que no podrás utilizar un bikini con confianza.

Mira en Twitter:

En Instagram:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here