La oficina de la Defensoría del Pueblo en Piura reiteró a los 65 municipios distritales y provinciales de la región la exhortación realizada para la implementación de un plan de control del comercio ambulatorio y del transporte.

De igual modo, solicitó medidas para reducir los riesgos de contagio de covid-19 de quienes participen en el proceso de la segunda vuelta electoral.

En una reunión sostenida con funcionarios de las municipalidades distritales de las ocho provincias de la región, la oficina de la Defensoría del Pueblo en Piura resaltó la importancia de que las autoridades municipales continúen participando en espacios de articulación interinstitucional; además de coordinar estrechamente con la Policía Nacional del Perú a efectos de controlar el tránsito y el comercio ambulatorio.

En ese sentido, dio a conocer que, en la región, solo 19 municipios cuentan con planes de control de transporte y comercio ambulatorio; mientras que 38 han emitido ordenanzas municipales para regular la propaganda electoral.

Un rol importante

La institución señaló que el objetivo de las medidas es contribuir con los gobiernos municipales. De este modo, se garantice el respeto a las disposiciones sanitarias ante la covid-19; que la propaganda electoral no desborde en las localidades.

Asimismo, se mantenga el ornato, la seguridad vial y la conservación del ambiente ante la contaminación auditiva y visual que esta puede generar.

Al respecto, se recordó que los gobiernos locales juegan un rol importante en esta tarea, pues cumplen una labor reguladora y fiscalizadora. En ese sentido, el día de las elecciones resultará importante que los fiscalizadores verifiquen que el transporte público procure la ventilación dentro de los vehículos, concienticen sobre la distancia física al interior de los mismos y exijan la utilización de tapabocas a todos los pasajeros.

Se requiere el diseño e implementación de un plan de transporte urbano para que la movilización ciudadana el día de los comicios no se convierta en la oportunidad para la diseminación del virus. Asimismo, la planificación debe contemplar suficientes medios de transporte para evitar la sobrecapacidad de cada bus, vagón o vehículo.

“Como es sabido, un proceso electoral implica la movilización de muchas personas que acuden a los locales de votación a ejercer su derecho al voto, lo que conlleva al aumento de tráfico en los distritos; así como el aprovechamiento de la afluencia de público en los locales de votación para el ejercicio del comercio ambulatorio», manifestó César Orrego, jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Piura.

«Dicha situación, es una preocupación constante para la Defensoría del Pueblo; pues ello podría originar un aumento en el riesgo de infección por covid-19”, agregó.

De manera eficaz

Orrego destacó que se debe contribuir a que los derechos políticos se ejerzan sin limitaciones ni contratiempos, pero teniendo presente de manera especial los riesgos de contagio de covid-19 que pueden presentarse durante la segunda vuelta.

Finalmente, la oficina de la Defensoría del Pueblo en Piura reafirmó su compromiso de supervisión de las elecciones. Y, así, se pueda proteger los derechos de la población y aportar al fortalecimiento de la democracia. Por ello, indicó que continuará con las supervisiones en diversos distritos y provincias.

Además, recordó a la ciudadanía que cualquier vulneración de sus derechos lo pueden comunicar a los números 945084500 y 969621608 o al correo electrónico: [email protected]

Síguenos en YouTube:

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here