Tan dulce como el amor de mamá, así es “Ambrosía”, un emprendimiento de pastelería artesanal delivery liderado por Sandra Silva Machado, de 33 años. Ella es economista y una orgullosa madre de dos pequeños de 3 y 8 años, quienes son su principal motivación y pilar para salir adelante día a día.

Sandra inició en el rubro de la pastelería casi como jugando y con el firme propósito de ganar dinero sin sacrificar pasar tiempo de calidad con sus hijos. Así, en octubre de 2017, tras más de un año sin trabajo y con muchas ganas de experimentar en repostería, empezó con la comercialización de bocaditos, empanadas, sandwiches, tortas… y un sinfín de aperitivos que rápidamente la hicieron conocida en fiestas de cumpleaños, desayunos empresariales y matrimonios.

También te puede interesar:

|‘El Zurdo’: “Nos acomodamos al cliente; hoy por él, mañana por nosotros”

|Atlantic Park, un lugar seguro y de ensueño para los engreídos del hogar

“Las personas me motivaron. Yo ponía fotos de alfajores y me comentaban cosas buenas [en redes sociales], y luego me pedían más: ‘Me ha gustado lo que has hecho, y ¿qué más haces?’, confiesa que le preguntaban sus primeros clientes. “Iba a aprendiendo en el camino, pensando bastante cómo adecuarme a las necesidades de los clientes”.

El éxito fue tal que, dos meses después, en diciembre, nació oficialmente “Ambrosía”, inspirado en un término homónimo de origen griego que significa “la comida de los dioses”. Y vaya que acertó con el nombre. “Lo que yo quisiera brindar es un producto de calidad, rico, con los mejores ingredientes, para que los clientes siempre estén contentos”, dice.

El secreto del éxito

Sandra revela que el secreto de “Ambrosía” radica en brindar a su público productos recién elaborados y con una decoración prolija, en el caso de las tortas. “Es un punto a mi favor trabajar a pedido, porque [el producto] está hecho especialmente para el cliente”.

“Al no tener una tienda física, no es que tengo empanadas de ayer o sanguches de ayer que me quedaron, o tortas de la semana pasada, y cuando llegan [los clientes] se las vendo; yo lo que hago son productos especiales para cada pedido. Lo más fresco, lo que está recién hechecito, recién horneadito, eso es lo que el cliente se lleva y eso se siente la diferencia cuando lo comes, asegura.

Por otro lado, compaginar su rol de madre con el de empresaria no sería posible -reconoce- sin el apoyo que le brinda su familia o, como ella la llama, “‘su tribu”, compuesta por aquellos que tienen sus mismos objetivos y que valoran lo que hace “por el bien de todos”. Gracias a este soporte, Sandra ha podido organizar sus horarios para atender tanto el negocio, que va viento en popa, como a sus niños, que están en pleno crecimiento.

Deliciosos productos

Actualmente, “Ambrosía” ofrece una gran y variada cantidad de bocaditos -dulces y salados- y tortas para el deleite de grandes y chicos. Así tenemos:

  • Tortas bañadas con butter cream (drip cakes y naked cakes): desde S/90 hasta S/130.
  • Tortas forradas con masa: desde S/120 hasta S/170.
  • Bocaditos personalizados: paleta de brownies, cupcakes temáticos y galletas temáticas.
  • Otros bocaditos: empanadas, alfajores, sandwiches, minihamburguesas, minitriples, minibrochetas (en empaques personales o cajas de 50 unidades).

Estos productos son adquiridos, principalmente, para cumpleaños infantiles, empresariales y de mujeres; bautizos de menores, matrimonios y desayunos en empresas.

Expansión

Por el momento, Sandra no está interesada en abrir un local donde ofrecer sus productos; sin embargo, sí tiene en mente dictar talleres de repostería a otras mamás emprendedoras, con la finalidad de empoderarlas y dar a conocer sus secretos en la cocina y su experiencia de negocio. Tampoco descarta abrir un taller en vacaciones útiles para niños y niñas en verano.

Síguenos en Instagram:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here