Alicia es una enfermera de 55 años que ha dedicado la mayor parte de su vida a ayudar a comunidades rurales pobres. A su cargo, ella lleva un gran historial de obras en favor de estos sectores, de la mano de organizaciones como CARE Perú y Plan Internacional, Alicia lleva 29 años trabajando contra la pobreza en Piura.

También puedes leer:

|Carlos Nuñez: “El arte necesita disciplina física y mental”

|Carmen Prieto Sullón: “La filigrana es una arte que no se debe perder”

Alicia Flores Torres es enfermera de profesión, pero su trabajo no se ha limitado a la enfermería solamente, sino que ha desarrollado su vocación de servicio siendo parte de grandes proyectos para las zonas más necesitadas del Perú.

Desde 1990, Alicia se ha dedicado a mejorar la calidad de vida de las poblaciones. Entre las gestiones más importantes en las que estuvo, trabajó en contra de la desnutrición en La Matanza y San Juan Bigote, en Morropón. Pero no solo se dedicaba a ejercer su rol como enfermera, sino que se capacitó para estar disponible ante cualquier necesidad de los pobladores.

«En la sierra, la desnutrición es muy elevada, nosotros queríamos luchar en contra de eso. Las madres también tenían muy bajo nivel educativo, entonces yo no sólo era enfermera, también capacitaba y les enseñaba cómo debían cuidar a sus niños», cuenta Alicia, quien también explica que el proyecto contra la desnutrición, fue llevado luego a otras provincias como Huancabamba.

El trabajo en contra de la desnutrición fue para Alicia, una época de aprendizaje de la mano de la ONG Care Perú. Más tarde, buscó crecer como profesional sin dejar de lado lo que ella había aprendido a hacer: ayudar a las comunidades que más la necesitaban. Así empezó a trabajar luego con Plan Internacional, otra organización que busca ayudar a las poblaciones más vulnerables en el Perú.

«Con Plan Internacional hicimos el 90% del hospital de Morropón, logramos mucho. Ahí yo tenía que hacer a veces hasta de contadora, aprendí bastante también», dice Alicia, quien además tuvo a cargo la gestión de 615 baños que logró con éxito para los pobladores de La Arena.

Para Alicia, esta fue una de las experiencias más importantes que ha tenido, pues logró brindar con éxito uno de los servicios más básicos a todo un distrito. «La gente se emocionaba, nos agradecía. Hacer bien un trabajo, te da ese tipo de recompensas».

Las experiencias de Alicia son demasiadas, ella lleva casi 30 años llevando mejoras en salud, educación y servicios básicos, a los piuranos más pobres. No reconocer su labor sería restar importancia al bien que ofrecen estas personas a la región. Gracias a personas como Alicia, Piura sale adelante, dándonos un ejemplo de amor por el prójimo y ayuda desinteresada.

No te pierdas en Instagram:

En Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here