La rinitis alérgica es un padecimiento crónico que puede surgir de manera estacional. Se trata de un conjunto de síntomas que afecta principalmente a la nariz y se ocasiona por inhalar algo a lo que somos alérgicos, como el polvo, polen o la caspa.

Algunas veces los síntomas también se presentan por el consumo de alimentos a los que somos alérgicos.

¿Cómo identificar los síntomas?

Como señala Melissa Celis, otorrinolaringóloga de la clínica Auna Miraflores, los síntomas incluyen estornudos, secreción nasal transparente, lagrimeo, enrojecimiento y picazón en los ojos. El diagnóstico implica estudiar los antecedentes, examinar las fosas nasales y hacer análisis de la piel en algunas ocasiones.

Entre otros síntomas que podrían presentarse posteriormente, se encuentran: nariz tapada (congestión nasal), tos, oídos tapados y disminución del sentido del olfato, dolor de garganta, círculos oscuros debajo de los ojos, hinchazón debajo de los ojos, fatiga e irritabilidad y dolor de cabeza.

Cómo tratar la rinitis alérgica

El mejor tratamiento es evitar los alérgenos (sustancia que puede provocar una reacción alérgica) que causan los síntomas de este tipo de rinitis. Puede ser difícil evitarlos, pero con frecuencia podemos tomar medidas para reducir la exposición a estos.

El tratamiento por lo general es con productos fármacos, pero en algunas ocasiones se puede acompañar de desviación de tabique, pólipos, los cuales son quirúrgicos, es por eso que debe ser examinado por su médico para decidir el tratamiento a seguir.

Para la rinitis alérgica leve, un lavado nasal puede ayudar a eliminar el moco de la nariz. Usted puede comprar una solución salina en una farmacia o puede preparar una en casa usando 1 taza (240 mL) de agua tibia, media cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de sodio.

La mayoría de los síntomas de la rinitis alérgica se pueden tratar y los casos más graves requieren vacunas para alergias. Algunas personas (especialmente niños) pueden superarla a medida que el sistema inmunológico se vuelve menos sensible al alérgeno. Como recomienda la doctora Melissa Celis, otorrinolaringóloga de la clínica Auna Miraflores, es mejor acudir a un especialista para identificar el tratamiento a seguir.

1 COMENTARIO

  1. Uno de los principales alérgenos causantes de la rinitis, son los ácaros, y. sobre todo, sus restos (heces, orina, ácaros muertos, etc.).
    Los ácaros son micro-organismos que viven en ambientes húmedos y con temperaturas templadas, y se alimentan principalmente de las células de piel muerta de los seres humanos. Estas últimas, al acumularse fuertemente en la cama y habitación, convierten estos ambientes en los puntos de mayor contacto con estos alérgenos.
    Siendo la cama un tema tan importante, el cuidado que se tenga en esta es crítico para reducir el impacto de los alérgenos sobre nuestra salud. El lavado frecuente de la ropa de cama con agua caliente se hace necesario, así como el cambiado regular de las almohadas. Sin embargo, estas medidas son insuficientes, ya que los ácaros siempre aparecerán, reproducirán y morirán donde encuentran un hábitat favorable, y, sobre todo, comida.
    El colchón y almohada son focos críticos de alérgenos que es imposible eliminar, por lo que la solución es evitar el contacto con estos. La solución son los protectores anti-ácaros de colchón y de almohadas.
    Un buen protector encapsula estos elementos de la cama, atrapando los ácaros y alérgenos que allí se encuentran.
    En el Perú se encuentran los protectores de la marca National Allergy de USA, que utilizan materiales cuya porosidad es menor a la del tamaño de los ácaros y sus restos. Estos materiales sin embargo permiten el correcto paso del aire, permitiendo que la cama respire, siendo una solución no solo efectiva, si no además cómoda.
    Mayor información sobre National Allergy, aquí: http://www.controlasma.com/cobertores-de-anti-acaros-national-allergy-usa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here