Vigilantes de CrediScotia: «Poco pudimos hacer… ellos eran más»

Emilio Silva y Segundo Seminario ahora tratan de superar la peor experiencia de sus vidas. Foto: Walac Noticias / César Masías.
Publicidad

Los dos vigilantes que custodiaban ayer 15 de junio la agencia asaltada de la financiera CrediScotia en Tambogrande conversaron con Walac Noticias y describieron lo que ellos consideran «uno de los peores momentos de su vida».

Se trata de Segundo Seminario Rosas, de 38 años de edad, y su compañero Emilio Silva Ramírez, quienes laboran para la empresa de Seguridad GAS 4 y que esta mañana fueron revisados por un médico legista.

«Todo ocurrió en minutos», comenta Segundo, que en el momento del asalto se encontraba resguardando la entrada del local y fue reducido con un golpe en la cabeza dado con el cacha de un revólver.

«Poco pudimos hacer, pues ellos (los delincuentes) eran cuatro y nosotros dos», manifestó Emilio, antes de comentar que él se encontraba vigilando el interior de la entidad financiera.

Los dos agentes de seguridad coincidieron en afirmar que los malhechores portaban sofisticado armamento y estaban cubiertos con pasamontañas para ocultar sus rostros.

«Solo entraron cuatro, porque afuera les esperaba otro que conducía el carro con el que fugaron», aseveró Silva Ramírez.

Ambos vigilantes aseveraron que no recuerdan la contextura de los cuatro delincuentes que ingresaron para perpetrar el asalto, pero si pudieron decir que estos arrebataron los celulares y carteras a las tres trabajadoras que en ese instante se encontraban atendiendo en las cajas.

De igual manera, señalaron que en momentos del robo solo habían cuatro personas en el interior de la sede del CrediScotia en Tambogrande. A la vez dijeron que los agentes policiales llegaron 10 minutos después del asalto.

El asalto al local de la financiera CrediScotia ocurrió la mañana de ayer. Foto: Tambogrande al día.
El asalto al local de la financiera CrediScotia ocurrió la mañana de ayer. Foto: Tambogrande al día.

Es la primera vez

Tanto Segundo Seminario, como Emilio Silva, revelaron que es la primera vez que les toca vivir un asalto en un local que ellos han resguardado.

«Yo he trabajado en fábricas pero nunca he visto este tipo de cosas», dijo Segundo, quien narró que perdió el conocimiento tras ser golpeado y fue auxiliado por su hermano.