Publicidad

La Fiscalía Provincial de Prevención de Delito de Sullana, junto a la Municipalidad Distrital de Bellavista, ejecutaron un operativo en el que se intervino a diferentes farmacias del distrito y terminó con la clausura de dos de estos establecimientos.

El primer de los establecimientos que se dio a la baja fue la botica L.J. Farma, ubicada en calle Huancavelica, porque no contaba con la autorización sanitaria de funcionamiento emitida por la Dirección de Salud.

Por la ausencia de un permiso para operar, se le impuso el cierre temporal, dándole un plazo de 7 días para que se subsanen las observaciones pertinentes, como, por ejemplo, no contar con el manual de Procedimientos Operativos Estándar (POE) y el de Buenas Prácticas.

Además de L.J. Farma, la Botica La Merced se verá obligada a cerrar sus puertas por tampoco contar con la resolución de autorización de funcionamiento, tener el POE vencido y, lo más escandaloso, por tener anexado el baño con el almacén de medicamentos.

Síguenos en Tiktok:

https://www.tiktok.com/@walacnoticias/video/7143351819446553861?is_from_webapp=1&sender_device=pc&web_id=7116268741416453637