Por presentar niveles de cloro deficientes y superar el nivel máximo de turbiedad de sus aguas, la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental (Desa) determinó el cierre de las piscinas que se encuentran dentro del Colegio de Ingenieros.

Según la Desa, para verificar si una piscina esta apta para el público, es necesaria la inspección de la turbiedad del agua y el nivel de cloro, dos de los aspectos con los que no contaba la piscina del colegio de Ingenieros a la hora de su inspección, pues no presentaba el nivel de cloro adecuado y excedia el límite máximo permisible de turbiedad (9.67), por lo que el establecimiento quedó sujeto a sanción de acuerdo al D.S 007-2003 “Reglamento Sanitario de Piscinas”.

Además del Colegio de Ingenieros, fueron intervenidas las piscinas del Country Club, Berendson y Club Grau. Los responsables de la inspección tomaron muestras del agua y realizaron la verificación de los locales recreacionales, con el fin de que durante los meses de verano los bañistas se refresquen, sin temor a contraer alguna enfermedad.

Miguel Torres, representante de Salud Ambiental, recomendó a los responsables de las piscinas de la región cumplir con la normatividad y el reglamento dispuesto, y atender las recomendaciones dadas por los especialistas para evitar riesgos en la salud de los bañistas.

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here