Publicidad

La Dirección Regional de Salud (Diresa) anunció hoy que este jueves 16, iniciará una campaña masiva de eliminación de ratas y pulgas en los albergues San Pablo, Km. 975 y 980, de la carretera Panamericana, con el fin de evitar que la población sea afectada por enfermedades transmitidas por estos animales.

El médico veterinario Marco Arrieta Torres, coordinador de la estrategia de Zoonosis de la Diresa, informó que la jornada sanitaria beneficiará a 8,756 pobladores de 2260 viviendas distribuidas en los tres albergues.

Indicó que este jueves y viernes, la desratización y eliminación de pulgas se desarrollará en las 533 viviendas del Km. 975. Luego, el 19, 20 y 21 de noviembre será en las 1,339 viviendas de Km. 980; y, por último, se intervendrá el 22 y 23 del mismo mes las 388 viviendas del campamento San Pablo.

Arrieta precisó que la medida sanitaria se desarrolla en coordinación con las municipalidades distritales de Catacaos y Cura Mori, Senasa, ministerios de Vivienda y del Ambiente, Unicef y las promotoras de salud de los albergues.

Para el desarrollo de la jornada, participarán 150 personas de recursos humanos, se emplearán 60 kilos de pesticida rodenticida, 2,350 kilos de insecticida carbaril al 5% y  3000 platos pequeños de plástico para colocar el cebo, sostuvo la Diresa.

Arrieta señaló que en estas jornadas de eliminación de ratas y pulgas, la cooperación de los pobladores es importante, sobre todo en dar las facilidades al personal que va a intervenir las viviendas.

Previo a la aplicación del insecticida y los cebos, los pobladores deben barrer la vivienda, cubrir bien los alimentos y depósitos que contengan agua. Permitir el espolvoreo dentro de la carpa o vivienda, animales domésticos y en la ropa de cama, recomendó.

Luego, permanecer fuera de casa por lo menos una hora. Después de la intervención, abrir puertas y ventanas para ventilar los ambientes, mantener a los niños alejados de los venenos contra los roedores y lavar bien los alimentos.

“Es importante que las personas saquen la ropa, la sacudan bien para recién usarla”, recomendó Arrieta Torres.

Como se sabe, las familias de los tres albergues que serán intervenidos fueron reubicadas luego de que sus viviendas resultaron seriamente afectadas por las lluvias y el desborde del río Piura.