Los chifles son una snack piurano que a través de los años continúan tomando valor, sin embargo, muy pocos conocen a quien fue la persona pionera en empaquetarlos en un bolsa y ofrecerlos a sus vecinos para que los disfruten cuando quisieran. Ella fue Lidia Olaechea, una piurana emprendedora que sacó adelante su marca desde 1960, y que hoy en día es la más reconocida de la región y a nivel nacional.

Este 29 de noviembre se celebra el Día del Chifle, por ello, Walac Noticias visitó el lugar de dónde a diario salen miles y miles de bolsas del producto piurano: la fábrica y punto de venta de “Los Chifles de la abuelita Lidia”.

Lamentablemente, en el 2022, Lidia falleció, pero a cargo de la empresa quedó su hija Patty Olaechea, quien aprendió a detalle cómo llevar el negocio y el procedimiento para elaborar uno de los mejores chifles de Piura.

“Yo siempre pruebo los chifles a ver si tienen el crocante, el sabor, el nivel de sal y la forma correcta”, sostuvo Lidia en una entrevista en vida, hoy su hija tiene esa importante tarea.

Los chifles de la abuelita Lidia: una tradición piurana desde 1960
Los chifles de la abuelita Lidia: una tradición piurana desde 1960

El arte detrás de los chifles

Olaechea afirmó que el trabajo en la fábrica inicia desde las 5:00 a.m. con la llegada de los plátanos verdes. Luego, los trabajadores los comienzan a pelar uno a uno y los meten en agua, según la emprendedora eso se hace para que salgan crocantes.

“Si no se tira el plátano en fuentes con agua, no sale crocante”, asegura.

Tras secar el plátano, después de un rato, se procede a rallarlo cuidadosamente en aceite hirviendo. La cocción de los chifles dura como máximo 1 minuto, en el que se mueven constantemente para que no se peguen ni se rompan.

Una vez pasado el tiempo, los plátanos ya fritos se ponen en recipientes para que se sequen y finalmente, se procede al empaquetado. Conforme a Patty Olaechea, en “Los chifles de la abuelita Lidia” cuidan mucho la presentación, por eso ella interviene supervisando que todo esté conforme y ni un chifle esté roto, pegado o se pase de sal.

Los chifles de la abuelita Lidia: una tradición piurana desde 1960
Los chifles de la abuelita Lidia: una tradición piurana desde 1960

Cabe mencionar que, los chifles clásicos de esta tradicional marca vienen acompañados de una bolsita de deliciosa carne seca y cancha. Asimismo, han innovado con otros sabores como el picante, dulce y ceviche.

Los precios van desde los 17 soles el chifle tradicional de medio kilo, S/ 10.50 la bolsa de un cuarto de los sabores picante y ceviche, y S/ 6.50 el octavo de dulce. “Los chifles de la abuelita Lidia” pueden encontrarlos en diferentes parte de la ciudad o en su tradicional lugar: calle José Olaya 204, Castilla – Piura.

VIDEO RECOMENDADO