Publicidad

La Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Talara consiguió siete meses de prisión preventiva para el suboficial de la FAP de Talara, Armando Cabrera Torres. A él se le acusa del presunto delito de feminicidio en el grado de tentativa en agravio de su cónyuge.

Argumentos

El fiscal provincial, Richie Rojas Paulini, sustentó los graves y fundados elementos de convicción; tales como, la lógica de violencia familiar que está plenamente acreditada con el relato coherente y uniforme de la víctima, de los efectivos policiales, y la pericia psicológica analizada.

Además, se argumenta que el imputado atacó a la agraviada, le presionó el cuello, la amenazó con el machete, lanzó improperios y en ocasiones consecutivas, anunció su propósito homicida.

A ello se le suma que las lesiones y el contexto en que se produjeron, el medio empleado: machete (objeto peligroso y con capacidad para crear la muerte en una persona), la existencia de maltratos físicos y continuos por parte del agresor, la personalidad violenta, agresiva y hostil y la oportuna intervención de los efectivos policiales al impedirle un suceso mayor, denotan la intención de matar.

Después de analizar dichos argumentos del representante del Ministerio Público, quien solicitó nueve meses de prisión preventiva; el juez Mario Mendoza Puescas, del primer juzgado de investigación preparatoria de Talara, dictó la medida de siete meses de reclusión preventiva en el penal de varones de la ciudad de Piura.

Caso

Cabe recordar que, los hechos se suscitaron la noche del pasado 29 de junio, cuando la víctima se encontraba en su domicilio, ubicado en la Villa FAP. Allí, llegó su esposo Armando Larry Cabrera Torres, en estado de ebriedad, tocando la puerta; al salir a abrir la puerta, el agresor empuja a su víctima hacia un mueble, donde le apretó el cuello.

Luego de ello, la dejó y se dirigió a la cocina a sacar un machete, tratando de agredirla con dicha arma blanca. Ante la inminente agresividad, tuvo que llegar la policía y dispararle un tiro en el brazo para frenar esta situación.

Sin embargo, esto no frenó las intenciones del agresor, quien también atacó a los agentes del orden. Finalmente, pudo ser reducido y llevado al hospital para su atención.

Síguenos en YouTube: