“Aulas nuevas y bonitas”. Así describen los niños del Colegio Inicial N.220, de Piedra del Toro, Morropón, las aulas prefabricadas que reemplazan a las que el Fenómeno El Niño Costero, afectó en el 2017.

También puedes leer:

|Atento a estas ideas de negocio para tu emprendimiento en verano

|Reforma laboral no quitará beneficios o derechos adquiridos

“A mí me gusta el salón porque está pintado”, dijo Diego, ante las Representantes de Unicef, Olga Isaza, y de la Unesco, Magaly Robalino, quienes estuvieron en Piura entregando aulas como parte del proyecto “Education Cannot Wait”, cuya ejecución este 2018, ha beneficiado a 590 alumnos de 9 escuelas de Morropón y Huancabamba.

Publicidad

El Director Regional de Educación, José Luis Sosa, quien recibió las aulas como autoridad del sector, destacó la importancia del trabajo de la comunidad educativa, de Unicef y Unesco para que la educación no se detenga en medio de la crisis.

UNESCO y UNICEF entregaron las aulas como parte del proyecto Education Cannot Wait.

La Representante de Unicef Perú, Olga Izasa, indicó que la educación no se puede detener y de ahí que el proyecto se haya denominado “La educación no puede esperar”. “En época de emergencia, lo más importante es que las familias tengan un lugar seguro donde dejar a sus niños y a sus niñas. Cuando los niños y niñas tienen a sus maestros, a sus compañeros juntos, ganan seguridad. Eso también salva vidas”, expresó.

Agregó que desde las distintas agencias de Naciones Unidas se está trabajando para que las escuelas sean seguras no solo ante los desastres naturales sino también frente a la violencia, la explotación, el abuso, que afecta a muchos menores.

Por su parte, Magaly Robalino, de Unesco, destacó el compromiso de directores y docentes, la comunidad y las organizaciones. “La razón de ustedes tiene que ser la de los niños y las niñas. La importancia de crear una política para enfrentar los riesgos va más allá de infraestructuras”, refirió.

En su intervención pidió a los padres de familia ayudar a cuidar las aulas, mantenerlas limpias y seguras, al ser el lugar donde sus hijos e hijas pasan la mayor parte del tiempo.

El Proyecto “Education Cannot Wait” ha contribuido con la restitución total de las actividades educativas en 9 escuelas de Morropón y Huancabamba gravemente dañadas por las fuertes lluvias ocasionadas por el “Fenómeno del Niño Costero”.

No te pierdas en Twitter:

En Instagram:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here