Publicidad

El aumento de la temperatura por la etapa de verano es una de las causales del incremento del consumo de agua a nivel domiciliario, a lo que se suma el mayor uso del servicio al estar los niños de vacaciones y el uso indiscriminado de piscinas, situación que viene afectando a las viviendas ubicadas topográficamente en las zonas más altas de la ciudad, que ven descender notablemente la presión del servicio.

También puedes leer:

|Año Nuevo: Toma en cuenta estas recomendaciones si vas a viajar

|Giulliana Loza: “Nunca he cometido un delito”

Al respecto el gerente general de la EPS Grau S. A., Ing. Roberto Sandoval Maza, explicó que al mes la empresa produce 6 millones y medio de metros cúbicos de agua, pero solo se factura el 50%, ya que el resto se pierde por el uso inadecuado del agua potable que realizan los usuarios, además de roturas de tuberías, robo y clandestinaje.

Sandoval Maza detalló que dentro de lo facturado, también están los usuarios que hacen mal uso del recurso, pues existen clientes que cuentan medidor en sus viviendas y cuidan el recurso porque pagan lo que consumen; sin embargo también hay usuarios sin medidor, quienes son los que salen con sus piscinas, riegan las calles y no pagan lo que deben pagar.

Sostuvo que a quienes no tienen medidor se les asigna un promedio mensual de 20 a 21 metros cúbicos de agua mensuales por vivienda, a diferencia de un usuario con medidor que factura el doble del promedio.

“Tenemos registrados, de los usuarios que pagan a la empresa, 218 mil usuarios a nivel de EPS Grau; es decir un promedio de un millón 200 mil habitantes a quienes se les abastece del servicio de agua y alcantarillado.”, refirió.

En ese sentido, lamentó el mal uso que se le da al agua potable, como lo es el llenado de piscinas inflables por parte de la población, pues la piscina más grande, en un solo llenado, puede consumir lo que una familia consume en un mes.

“Pero eso no lo entiende la población, el usuario ha creado la concepción de que el agua es un servicio público y gratis, y no es así. A nosotros nos cuesta llevar un litro de agua desde que lo captamos hasta que lo entregamos al usuario. Se invierte en químicos, combustible, energía, personal y gastos administrativos, costos que el usuario no lo ve, y cree que el agua viene del río directo a su casa.”, aseveró.

Reveló que para atacar este punto se están llevando a cabo campañas de sensibilización y de educación sanitaria en colegios, Juvecos y municipalidades.

No te pierdas en Twitter: