A raíz del caso del suboficial PNP Elvis Miranda Rojas, se ha puesto en tela de juicio la decisión del Poder Judicial y, junto con ello, se ha originado un debate masivo acerca de la permisividad para usar la fuerza letal frente a una situación de riesgo.

También te puede interesar:

|Vecinos denuncian paralización de obra en calle Junín

|Castilla | Falsos fiscalizadores cobran coimas en nombre de la Municipalidad

Es por eso que, de acuerdo con el Reglamento del Decreto Legislativo N° 1186 y el Decreto Supremo Nº 012-2016-IN, te presentamos los casos en los que los agentes pueden hacer uso del arma de fuego.

Foto: Internet
  1. En defensa propia o de otras personas en caso de peligro de muerte o lesiones graves.
  2. Cuando durante la comisión de un delito grave, exista una seria amenaza para la vida.
  3. Cuando se produzca un peligro real de muerte o lesiones graves a raíz de la resistencia ofrecida por la persona detenida.
  4. Cuando la vida de una persona es puesta en riesgo real, inminente y actual por quien se está fugando. En este contexto, solo se justifica el uso de la fuerza letal en contra de quien genere un riesgo capaz de causar lesiones graves o muerte. En ningún caso se usará la fuerza letal contra quien encontrándose intervenido, detenido, retenido o recluido evade la acción de la autoridad, siempre que esta acción no represente un riesgo letal para otras personas.
  5. Cuando se genere un peligro real o inminente de muerte del personal policial u otra persona, por la acción de quien participa de una reunión tumultuaria violenta.

Cuando alguno de los casos revelados ocurra, el procedimiento a seguir consta de cinco pasos:

  1. El efectivo policial debe desenfundar su arma y simultáneamente identificarse.
  2. La identificación se llevará a cabo aun cuando el agente esté uniformado.
  3. Enviar al presunto infractor una advertencia clara de la intención de emplear el arma, y así darle tiempo suficiente para que entienda y tome una decisión.
  4. Si el presunto infractor cesa sus intenciones, el agente policial procede a su control, inmovilización y conducción de acuerdo con los procedimientos vigentes.
  5. Si el presunto infractor mantiene su actitud violenta, el policía empleará el arma de fuego y, si las condiciones lo permiten, deberá realizar el disparo en determinada zona del cuerpo.

No te pierdas en Instagram:

En Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here