Publicidad

La escasez de fertilizantes, como la urea, ha traído, y seguirá trayendo, consecuencias a miles de agricultores que la utilizan para la nutrición de sus diferentes producciones de cultivo, opinó Bernardo Cajal, doctor de la Universidad Cesar Vallejo.

Para el docente de la Escuela de Economía, la falta de fertilizantes de primera necesidad traerá desabastecimiento de productos, generando un inminente alza de precios que afectaría en la canasta de alimentos para el próximo año.

Frente a la caída de las dos primeras licitaciones de compra de fertilizantes y la poca seguridad de esta tercera, por su demora de casi 60 días, la campaña agrícola de noviembre y diciembre se verá perjudicada.

Esta situación ha provocado que expertos estimen una baja productividad en los primeros meses del 2023 y un 30 % y 40 % de aumento de precios en los alimentos de la canasta familiar.

La escasez y costo de fertilizantes perjudicará no solo la producción de agricultores, también a los consumidores que verán disminuidos sus ingresos y una probable descapitalización», afirmó el docente.

Asimismo, el especialista en economía sostuvo que cubrir la demanda del mercado implica adquirir productos importados que cuentan con los miembros problemas.

Medidas del Gobierno

Frente a la demanda de fertilizantes, el Ministerio de Agricultura propuso el apoyo económico, llamado Fertiabono, que contará con la inscripción de 500 mil productores.

El programa estará dirigido a agricultores que conducen de cero a 10 hectáreas para que puedan sustituir la urea por otros fertilizantes.

Síguenos en Tiktok:

https://www.tiktok.com/@walacnoticias/video/7143351819446553861?is_from_webapp=1&sender_device=pc&web_id=7116268741416453637