Publicidad

El reciente fallecimiento de un menor de 10 años luego de que sus padres no lo dejaran jugar el videojuego Free Fire, alertó a la población sobre cuán peligroso puede ser el uso continuo y descontrolado de este tipo de entretenimiento.

Al respecto, la decana del Colegio de Psicólogos del Piura, Luz Atoche, explicó que, a raíz de la pandemia, los menores han desarrollado una mayor dependencia hacia los videojuegos. Es así como se empiezan a evidenciar cambios en las conductas de los adolescentes.

“El aislamiento perjudicó la socialización porque hay muchos estudiantes que prefieren estar frente a la computadora o el celular. Además, las clases virtuales los han llevado a dejar el juego tradicional que es tan importante para la socialización, compañerismo, y hacer amigos”, indicó la especialista.

En ese sentido, sostuvo que la Organización Mundial de Salud (OMS) calificó el abuso de los videojuegos como un trastorno. Y es que perjudica la calidad de vida de los menores y su bienestar emocional.

“Deben tener en cuenta que cuando hay un abuso de los videojuegos vemos que el estudiante genera mucha dependencia de los mismos. Entonces hay una alteración temperamental. Son excesos conductuales que empiezan a alterar esas áreas vitales como el entorno del estudiante y se requiere una evaluación psicológica”, puntualizó.

Síguenos en TikTok
@walacnoticias

[VIAJEROS] Anímate a ser parte de esta aventura y conoce los Manglares de Vice. #Turismo #Piura #ManglaresdeVice #Viajeros #walacnoticias

♬ sonido original – Walac Noticias