Desde hace 14 años, cada 24 de julio el mundo rememora el Día Internacional del Tequila. Esta bebida, tomada con precaución, es compañera ideal cuando se trata de disfrutar de los buenos momentos de la vida.

Paloma, una preparación con tequila.

1. Como todo lo bueno, un buen tequila se hace esperar:

Este elixir nace del agave azul, una planta que crece casi únicamente en los valles de Jalisco, en México. 

Luego de alimentarse por entre 7 y 10 años de los nutrientes de la tierra volcánica donde se cultiva, el agave llega a su madurez y pasa por un proceso de destilado y fermentado que puede tardar entre 2 meses y más de 3 años.

Publicidad

2. El tequila combina lo mejor de dos mundos:

Asimismo, cuenta la leyenda que un grupo de pobladores del México prehispánico pasaba por un campo de agave cuando un rayo impactó en una de las plantas, partiéndola en dos.

Con la llegada de los españoles al territorio azteca en el siglo XVI , este néctar evolucionó a como lo conocemos, con la introducción de la técnica del destilado que le da su sabor y cuerpo característicos.

3. El tequila tiene un mejor amigo con quien pasa experiencias inolvidables:

Este pequeño vaso es parte de una tradición inseparable al tequila desde hace 200 años, cuando aquellos que cultivan el agave recorrían sus tierras llevando colgado de la montura de su caballo un cuerno de bovino recortado y con un hueco, donde servían el tequila cuando lo desearan.

Aun así, ahora esta bebida se sirve en una variedad de vasos más grandes, gracias a que los maestros tequileros han creado opciones con sabores afrutados y balanceados como el tequila Altos, que los hacen perfectos para crear innovadores cocteles.

Te puede interesar:

|Cocadas: Un emblemático dulce peruano que puedes hacer en casa

|Aprende cómo preparar un delicioso chupe de cangrejo con esta receta

Búscanos en Instagram:

También en Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here