Publicidad

El calor afecta el estado de los alimentos tanto a las frutas y verduras, teniendo como consecuencia su descomposición más rápida, así como la mayor exposición a microorganismos que dañan la salud.

La temperatura que puede oscilar entre 25º a 30º C, permite que mayor cantidad de microbios encuentren la manera de multiplicarse al reposar en los alimentos si los dejamos por 3 a 4 horas en la superficie.

Bettit Salvá, decana de la Facultad de Ciencias de los Alimentos de la Universidad Le Cordon Bleu, recomienda seis cuidados básicos para evitar la descomposición de las frutas y verduras.

Evita la descomposición de las frutas y verduras en verano

Refrigera a menos de 5ºC y calienta a más de 65º los alimentos:

Los microorganismos empiezan a multiplicarse en los alimentos cuando se encuentran en temperaturas entre 5º y 65º C. Por ello no se debe descongelar ni dejar alimentos preparados al medio ambiente y cuando algún alimento se calienta, no hay que optar por solo dejarlo tibio.

No todos los alimentos deben refrigerarse:

Las frutas como el plátano, papaya, palta, sandía, mango, higos o melón, provienen de climas cálidos y están acostumbrados a permanecer en temperaturas altas. Por ello es que no se recomienda su refrigeración, de lo contrario perderán su color y textura.

Evite la exposición de alimentos preparados:

Se recomienda cocinar solo lo que se va a consumir, ya que no es recomendable recalentar, si sobra refrigerar e incluso congelar, como es el caso de las menestras.

Refrigere después de comprar los alimentos:

Los alimentos como embutidos, carnes, leche o huevos; y, en general los alimentos de origen animal son llamados «peligrosos» deben ser rápidamente refrigerados. Es importante que se encuentran en bajas temperaturas para que la cadena de frío no se rompa.

Métodos de deshidratación y conservación por azúcar:

Son alternativas de consumo para evitar la rápida descomposición de los alimentos y ambos evitan el crecimiento de bacterias.

Optar por alimentos envasados al salir:

Al momento de salir es mejor llevar alimentos envasados, pues los que son preparados se pueden malograr por el calor. En cuanto a las bebidas, una opción son las infusiones frías sin azúcares, para evitar la fermentación.