Los síntomas principales de una gripe (fiebre, dolores musculares, temblores…) duran generalmente varios días, pero el cansancio intenso que genera el virus, puede continuar durante varias semanas. Aquí te dejamos nuestros consejos para curar una gripe:

Descansar mucho

El virus de la gripe provoca un fuerte cansancio que puede durar mucho tiempo después de habernos curado. "El primer consejo es escuchar nuestro propio cuerpo, aceptar que necesitamos dormir más y descansar lo máximo posible", afirma el Dr. François Baumann, médico de familia. Si ves que lo necesitas, no dudes en echar unas siestas cortas durante el día y tómatelo con calma durante unos diez días antes de recuperar tu ritmo habitual.

Beber mucha agua

En caso de infección viral, es importante eliminar bien las toxinas que están en el organismo. Por eso es necesaria una buena hidratación. ¿Cómo hacerlo? Beber mucha agua de calidad, como un agua de manantial de mineralización débil, por ejemplo.  Lo ideal es beber de 1,5 a 2 litros de agua al día. También puedes recurrir a las infusiones calientes de tomillo, de eucalipto, de jengibre y de limón, por ejemplo.

Tomar muchas vitaminas

Si estás enfermo/a, es porque tu organismo agotado no ha podido defenderse contra un virus pasajero. Para recuperarte, no hay nada mejor que hacer una cura de vitaminas que deberemos tomar durante dos o tres semanas. Existen varios tipos de complejos vitamínicos que se venden en farmacia y en parafarmacia en forma de comprimidos o de ampollas.

Estar atento a lo que comes

Luchar contra una infección viral requiere muchos esfuerzos y energía del organismo. Instintivamente, el organismo se pone en modo "dieta" para gestionar sus reservas y luchar mejor contra el virus. Para ayudar a tu cuerpo, evita los alimentos que sobrecarguen el organismo como el trigo, la carne, los azúcares refinados, los productos lácteos y las bebidas como el café.

Aliviar los dolores musculares y articulares

Por último, para aliviar los dolores musculares y articulares persistentes, no dudes en tomarte un baño si puedes. Puedes echar mano de los aceites esenciales conocidos por sus propiedades antiálgicas, como el aceite esencial de eucalipto limón, de menta o de romero.

Te puede interesar:

Minsa realizará cirugías a pacientes con tuberculosis a partir de marzo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here