Miles de personas acuden a los cementerios de la región

Cementerio San Miguel Arcángel, Piura. Foto: Walac Noticias / César Masías.
Publicidad

Los diferentes cementerios piuranos se vieron colmados por miles de personas que, en una fecha tan especial como es el Día del Padre, decidieron visitar a algún hermano, tío o al mismo papá.

En Piura, uno de los camposantos más concurrido es el San Miguel Arcángel, exMetropolitano, que desde tempranas horas de la mañana abrió sus puertas para se escenario de la más pintorescas «celebraciones».

Cementerio an Miguel Arcángel, Piura. Foto: Walac Noticias / César Massías.
Cementerio an Miguel Arcángel, Piura. Foto: Walac Noticias / César Massías.

«Han pasado más de diez años desde que mi papá se fue. Y cada vez que puedo vengo a saludarle», afirmó Rosa Castillo.

A pocos metros de Rosa una peculiar ´fiesta´ rompe el silencio del San Miguel Arcángel. «Es muy normal que las familias vengan al cementerio con músicos y comida», dijo uno de los vigilantes.

Las familias celebraron a su manera el Día del Padre en el cementerio. Foto: Walac Noticias / César Masías.
Las familias celebraron a su manera el Día del Padre en el cementerio. Foto: Walac Noticias / César Masías.

En Talara, desde las 7:00 a.m. se observó largas filas de personas que esperaban subirse a una combi para acudir al cementerio La Inmaculada, mejor conocido como «La Campana».

Los usuarios tuvieron que pagar hasta S/ 3 de pasaje cuando el precio normal es de S/ 2. «Siempre para estas fechas suben los precios hasta de los pasajes», manifestó José Gonzáles.

Decenas de comerciantes improvisaron como todos los años un mercadillo en el frontis del cementerio exMetropolitano. Foto: Walac Noticias / César Masías.
Decenas de comerciantes improvisaron como todos los años un mercadillo en el frontis del cementerio exMetropolitano. Foto: Walac Noticias / César Masías.

Un improvisado mercadillo

En los dos camposantos que fueron visitados por Walac Noticias se observó una especie de mercadillo en donde comerciantes ofrecían comida, bocadillo de la región, sombrillas, lentes, entre otros artículos.

«Hay que aprovechar la gran cantidad de gente que viene», aseveró una comerciante que no quiso identificarse.

En pocas horas el día llegará a su fin y la afluencia de personas es menor que esta mañana, pero todavía siguen llegando.