Publicidad

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es una de las enfermedades que viene cobrando más vidas en nuestro país. Cada año se registran cerca de 4 mil casos de mujeres que sufren este mal.

Solo el 15% de los casos logran ser detectados inicialmente, o sea, cuando aún son tratables, aunque el otro 85% restante son diagnósticos de cáncer avanzado. Es preocupante, ya que es una enfermedad inevitable, pero puede ser erradicada al 100% si se detecta a tiempo. La persona que la sufre puede lograr su recuperación inmediata.

Entres los síntomas que presenta la enfermedad son: Bulto en la mama o axila, aumento o hinchazón en la mama, irritación o hundimientos en la piel que envuelve la mama, secreción del pezón, cambio de tamaño, forma o color de la mama.

Métodos de detección y prevención

Uno de los métodos conocidos para reconocer la presencia de anomalías en las glándulas mamarias es a través de la famosa “mamografía”, que se realiza por medio de una exploración con rayos X.

Asimismo, existen otros métodos más precisos como la “tomosíntesis”; la cual es mamografía 3D que permite observar todo el tejido mamario en diferentes planos, detectar lesiones y disminuir la superposición de estructuras.

Al momento del examen, el médico obtendrá imágenes del busto en cortes milimétricos para obtener todo detalle y permitiendo un 90% de sensibilidad en la detección.

Como medidas de prevención, debes visitar a un especialista por lo menos una vez al año en mujeres de 40 años; aunque, se recomienda que todas las mujeres desde los 20 años de edad se realicen un autoexamen de mama.

Cabe resaltar que el cáncer una enfermedad silenciosa que no discrimina entre grandes y chicos. Nadie está libre de padecerla, pero puedes prevenirla llevando un estilo de vida saludable.