Publicidad

Este miércoles, la actriz norteamericana, Angelina Jolie, aprovechó su estadía en Roma y acudió al hospital pediátrico Bambino Gesú para visitar a 31 niños ucranianos que se encuentran internados desde el estallido del conflicto entre su país y Rusia en el mes de febrero.

La también activista, ha expresado abiertamente su preocupación por el estado de los niños y lamenta que sean ellos quienes paguen las culpas de un conflicto político. Tras ello, declaró que continuamente reza para que finalicé la guerra y las huidas del país europeo.

Jolie, que es enviada especial del ACNUR desde el 2012 expresó que «es horrible ver a los niños pagar con vidas perdidas, una salud herida y traumas».

En paralelo, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) anunció que aproximadamente 4 millones de ciudadanos ucranianos han huído de su país en tan solo 30 días. Además, recientemente, declaró que la rapidez y cantidad de personas que se han desplazado dentro y fuera de Ucrania, ha marcado un precedente importante en la mente de los europeos.

El mencionado hospital pediátrico es propiedad del Vaticano y se caracteriza por ser el más grande de Europa, lo que permitió que desde el 24 de febrero se albergaran a 130 infantes provenientes de Ucrania.