Hoy muchas personas caminarán entre el cruce de la sexta avenida y la calle 53 en Nueva York y, seguramente, algunas sacarán su smartphone para tomarse un eventual selfie, revisar un mensaje de texto o cambiar de canción en Spotify. Quizás sean pocos los que realicen una llamada de teléfono en este lugar que, en 2019, parece una esquina más de la gran manzana, pero que el 3 de abril de 1973se convirtió en el escenario de uno de los sucesos más revolucionario de nuestros tiempos: la primera llamada de teléfono desde un teléfono celular.

Así lucían los primeros celulares, conocidos como «zapatos». La primera llamada fue realizada en 1973 | Fuente: AARP

El ingeniero de Motorola Martin Cooper fue el encargado de sostener un pesado aparato de 1,1 kilogramos y 23 centímetros de alto durante una conexión inalámbrica al Dr. Joel Engel, su rival en Bells Labs. Este prototipo requería 10 horas para obtener carga completa que nos permitía obtener hasta 30 minutos de tiempo de uso. Hoy, es al revés.

La primera llamada, casi una broma telefónica, sirvo para que el ejecutivo de Motorola declarara a la competencia que habían desarrollado un teléfono portátil completamente funcional. “Hubo un silencio al otro lado de la línea. Hasta hoy, Joel no recuerda la llamada, y no creo que pueda culparlo”, mencionó Cooper en una entrevista a Bloomberg en 2015.

Conectividad

Cada generación de conectividad ha sido la piedra angular de toda la implementación tecnológica, y con cada salto de versión hemos tenido desarrollo de herramientas. Con el 1G tuvimos la posibilidad de trasladar voz de manera inalámbrica. Con el 2G, llegaron los mensajes de texto. El 3G abrió la posibilidad de una internet móvil pensada en servicios. El 4G aceleró el consumo multimedia y la generación de contenidos. Con el 5G, la plataforma de beneficios será enorme al asociar la velocidad, la baja latencia y el Internet de las Cosas.

Martin Cooper, ingeniero de Motorola, sosteniendo el prototipo que se usó para la primera llamada desde un celular | Fuente: Wikipedia | Fotógrafo: Rico Shen

Sistemas operativos y aplicaciones. Si bien los teléfonos anteriores a iOS y Android contaban con una programación compleja, no fue sino hasta la aparición de estas plataformas cuando realmente entendimos las posibilidades que un smartphone era capaz de ofrecer. A diferencia de lo desarrollado previamente, Google y Apple propusieron a los sistemas operativos como lienzo para cualquier artista digital que, con las herramientas adecuadas, puede crear una app que solucione un problema. La democratización de los ecosistemas móviles provocó la revolución que hoy tenemos.

Esta es la primera foto tomada con celular enviada a más de 2000 personas en el mundo | Fuente: Wikipedia | Fotógrafo: Philippe Kahn
Esta es la primera foto tomada con celular enviada a más de 2000 personas en el mundo | Fuente: Wikipedia | Fotógrafo: Philippe Kahn

Cámaras. Nadie puede negar la importancia de la cámara en un teléfono, al punto de ser la primera condición de compra para muchos usuarios. El 11 de junio de 1997, Phillipe Kahn pasó a la historia por ser el primero en enviar una fotografía tomada con su teléfono a más de 2000 personas en distintas locaciones del mundo. Desde ahí, la experimentación nos llevó por tener cámaras con conexión a internet, hasta smartphones con tremendas capacidades fotográficas.

Hoy hay espacio para añadir lentes «periscópicos» en un smartphone | Fuente: RPP

Nanotecnología. El primer teléfono tenía 23 centímetros de alto y pesaba más de un kilo. Cargaba en 10 horas y nos daba un tiempo de vida de hasta 30 minutos. 46 años después, cada componente de un equipo integra una arquitectura nanométrica, en donde millones de elementos interactúan a velocidades monstruosas. Lo que antes entraba en un teléfono del tamaño de un termo, hoy cabe perfectamente en el espacio que ocupa un paquete de galletas light.

Las pantallas flexibles serán una tendencia clara en la siguiente década | Fuente: RPP

Diseño. La estética no es un asunto aleatorio, sino que responde a tendencias y necesidades al mismo tiempo. Equipos más ligeros, resistentes al agua y el polvo, que han variado del policarbonato al vidrio y el aluminio, con paneles de más resolución y curva fina. Ese mismo diseño integra más potencia en antenas, disipación de calor desde dentro, inserción de componentes a nivel microscópico y hasta hay margen para el look diferenciado. Este 2019 hemos sido testigos de un punto sin retorno con la experimentación en pantallas flexibles, y la siguiente carrera será la mejora de la autonomía.

Fuente: RPP

En Twitter:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here