La leche materna contribuye a la maduración y al desarrollo del recién nacido prematuro, debido a que sus propiedades inmunológicas, presencia de enzimas, hormonas y factores de crecimiento protegen al neonato de enfermedades intestinales e infecciones durante su estancia en el establecimiento de salud.

Así lo informó Marisol Ramírez Linares, jefa del Servicio de Neonatología del hospital Rebagliati de EsSalud, quien, además, señaló que las madres que tienen a sus bebés hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, cuentan con un lactario, donde las mamás se extraen la leche en forma adecuada y en frascos estériles, cumpliendo estrictas normas de bioseguridad.

También indicó que los recién nacidos prematuros se benefician con las propiedades del mejor alimento del mundo: la leche materna, porque además de sus beneficios en la salud, es un fuerte lazo afectivo entre la madre y el recién nacido.

“Es la forma más adecuada y natural de proporcionar aporte nutricional, inmunológico y emocional al bebé, porque le aporta nutrientes y anticuerpos que mejoran su salud física y neurológica”, explicó.

Cabe señalar que las ventajas de la leche materna y de la lactancia en caso de un nacimiento prematuro son numerosas. Por ejemplo, en el plano digestivo y nutricional facilita la tolerancia de la alimentación mejora la motilidad intestinal, además está más adaptada a las funciones de digestión y absorción por parte del bebé prematuro, disminuye riesgo de infecciones.

La especialista manifestó que una correcta postura para dar de lactar a un neonato es sostener al bebé simultáneamente con la misma mano para facilitar la succión.

“la posición de rugby (debajo del brazo y con el bebé apoyado sobre una almohada) facilita el enganche. De allí la importancia de contar con sillas adecuadas para nuestras madres que dan de lactar a sus bebés”, detalló.

Informó que se viene trabajando en un proyecto de extracción de la leche materna en el domicilio de la madre, a fin de incrementar la producción láctea y poder nutrir mejor al niño a un costo mínimo para la institución y de gran impacto en la morbimortalidad de nuestros neonatos.

“Diversos estudios han puesto en evidencia la disminución del riesgo de enfermedades infecciosas entre los prematuros que son alimentados con leche materna, debido a sus numerosos factores de defensa antimicrobianos, antiinflamatorios e inmunomoduladores, junto a factores de crecimiento, agentes antioxidantes”, dijo la especialista.

 

 

Fuente: Andina

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here