El Rey no tiene cura

0
122

Preocupa que Reynaldo Hilbck, luego de dos años y cuatro meses de gobierno, no haya entendido aún la naturaleza del cargo que el pueblo le confió. Sus últimas actuaciones y declaraciones demuestran nula capacidad para aprender de los errores y nula capacidad de enmienda. Sigue arrinconado en su clásico estilo que no solo no le ha traído resultados sino que incluso ha puesto en peligro la vida de los piuranos con lo sucedido con la inundación.

Mantener como asesor a Bertini confirma por enésima vez, no solo su falta clamorosa de liderazgo, sino que demuestra que para él lo que dice la mayoría de gente no tiene importancia alguna. Hilbck nunca ha entendido que la naturaleza de su cargo es político. Él está ahí no para hacer política partidaria ni politiquería sino para ejercer liderazgo político.

Tener una relación de afirmación con el pueblo implica entregarle resultados tangibles, establecerse plazos, metas y estar al frente de realizaciones. Para eso, se debe tener equipos eficientes y de calidad. Se necesita estar al frente del barco y demostrar preocupación total.

Durante todo este tiempo Hilbck no solo ha demostrado nulo conocimiento del cargo que ostenta sino que echó mano a la vieja y obsoleta maquinaria de Javier Atkins. Prácticamente sus cuadros gubernamentales son los mismos, cuadros que demostraron no solo incapacidad sino corrupción indiscriminada. Su terquedad en no sacar ni renovar sus cuadros gubernamentales lo muestra no solo soberbio sino irresponsable. Cada vez que alguien le critica responde que es la envidia política. Y que lo ven como un rival. Hasta ese extremo ha llegado Rey. Parece que aún no se ha dado cuenta que él por Ley está impedido de postular. El Rey no es rival de nadie más que de sí mismo. Vive mirándose al espejo como la bruja del cuento preguntándose siempre ¿Quién es la más bella del reino?  Parece que no se da cuenta que representa eso. La bruja del cuento.

Una de las cosas que más agrede a los piuranos es que nunca asume el pasivo de sus actos y fracasos. El siempre culpa a los alcaldes, al gobierno central, a los gobiernos pasados, en suma el cree que ser amiguero, tomarse fotos y pretender caerle bien a todos es suficiente para pasar a la historia como un buen gobernante. Yo creo que falta poco para que despierte de su triste sueño que sin duda se convertirá en pesadilla. Ni más ni menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here