Según una publicación del diario El Comercio, no son sólo las personas quienes corren peligro con el cigarrillo, también las mascotas pueden volverse fumadoras pasivas. No es de extrañarse, pues ya se sabía que el humo del cigarrillo causaba adicción a quienes la olieran. Por supuesto, las mascotas no son una excepción y corren el peligro de contraer cáncer si viven con un fumador. 

Foto: Nidmi

La doctora Carmela Stamper,  representante de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) llamó a la reflexión sobre las mascotas y sus dueños. “Si en el mundo existen millones de fumadores pasivos, ¿se imaginan cuántas mascotas también resultan afectadas?”.

No es sólo el humo

Las mascotas también están expuestas a los residuos que dejan los cigarrillos. Las cenizas pueden quedar en la alfombra, ropa, muebles, conocido como humo “de tercera mano”.

Stamper dijo que “al igual que los niños, las mascotas pasan mucho tiempo en el suelo o cerca de éste”. Añadió que los animales también pueden enfermarse al ingerir directamente estos residuos. “Entonces terminan no solo aspirando las substancias dañinas que deja el humo del cigarro, sino que también las terminan ingiriendo al lamer distintas superficies, incluso cuando ellos mismos se acicalan”, sostuvo.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here