El afeitado en los hombres parece una actividad simple y cotidiana. Pues en efecto, ellos parecen estar muy contentos con su ritual del afeitado y arreglo personal.

Pero también los hombres tienen problemas al afeitarse: irritación por la navaja, erupción o cortadas, que los pueden llegar a estresar y descuidar su piel.

Por ello, aquí te dejamos algunos consejos para afeitarte dependiendo tu tipo de piel. Para iniciar, hay un paso que todos los tipos de piel tienen en común: la preparación de la piel.

Para una limpieza profunda e hidratación, lava tu cara y cuello antes de afeitarte. Utiliza agua tibia para suavizar el vello facial, así será más fácil de cortar.

 Tipos de piel:

Piel grasosa o con acné:

Paso 1: Elige un gel para afeitar diseñado para remover la suciedad y la grasa.

Paso 2: Ve despacio: haz pasadas ligeras y suaves cuando te afeites. Esto es especialmente importante en áreas de la piel que se encuentran lesionadas. No presiones mucho, la afeitadora debe hacer el trabajo sin dificultad.

Paso 3: Aplica un humectante liviano después de afeitar. Esto ayudará a que la piel no intente compensar la resequedad produciendo más grasa.

Paso 4: Lávate la cara por la noche con un exfoliante sin jabón para remover la acumulación diaria de grasa.

Piel sensible:

Tip 1: Usa un gel para afeitar que no reseque la piel, para suavizar el vello y ayudar a proteger la piel de los rasguños y cortadas. También utiliza una afeitadora avanzada, que tenga múltiples navajas con poca distancia entre si.

Tip 2: Revisa las navajas – Las navajas desafiladas pueden producir rasguños e irritación. Cambia el cartucho cuando sientas jalones o molestias.

Tip 3: Utiliza una buena técnica: Debes afeitarte con pasadas suaves y ligeras. La afeitadora debe hacer el trabajo, no tú. Comienza a afeitar a favor del vello (en dirección del crecimiento del vello). Luego, de ser necesario, debes hacerlo en contra del crecimiento para una afeitada aún más al ras.

Tip 4: Deja lo mejor para el final: Debes afeitarte el labio superior y la zona alrededor de la boca al final, así le darás al gel para afeitar más tiempo de actuar, lo que suavizará aún más tu vello y hará que sea más fácil de cortar.

Tip 5: Enjuaga la afeitadora con frecuencia: Enjuaga las navajas con frecuencia durante todo el proceso de afeitado. Evitarás que se tapen los espacios entre cada una y la rasuradora se deslizará mejor, brindándote mayor comodidad.

Tip 6: Protege tu cara y tu cuello: Después de afeitarte, enjuágate la piel con agua fría para cerrar los poros. A continuación, usa una loción para después de afeitar para refrescar y humectar tu piel.

Piel seca:

Antes de afeitarte: Primero asegúrate de lavar tu cara y cuello con un limpiador o exfoliante para la cara sin jabón. No utilices jabón en barra porque resecará tu piel. Después aplica un gel para afeitar humectante sin jabón ya que este minimizará la resequedad de la piel después del afeitado.

Después de afeitarte:

Humecta la piel cuando termines de afeitarte, ya que cuando las células de la piel están recién expuestas, son más receptivas. Además, la humectación aliviará la resequedad, la picazón o la sensación de aspereza.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here