Las personas que trabajan en una oficina suelen pasar ocho horas sentadas frente a un computador, realidad que aumenta considerablemente las probabilidades de enfermedades cardiovasculares, así como también la fatiga muscular y el estrés.

Las largas jornadas, sumadas a las malas posturas, incrementan las lesiones o enfermedades que generan incapacidad laboral. 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que las afecciones del sistema osteomuscular, tales como la tenosinovitis, bursitis, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano y lesiones de menisco, entre otras, son declaradas enfermedades profesionales producidas por movimientos repetitivos propios de las obligaciones laborales.

¿Cuáles son estos riesgos?

Trabajando.com te entrega una pequeña guía con las posibles enfermedades que se podrían desarrollar al mantener una vida sin ejercicios ni movimientos.

1. Enfermedades cardiovasculares: no tan solo por el sedentarismo, sino también la mala alimentación, el no disponer de tiempo necesario aumentan el alto riesgo de un infarto cardíaco, colesterol elevado e hipertensión arterial.

2. Enfermedades del colon y estreñimiento: como no hay movimiento se corre el riesgo de generar enfermedades como la diverticulitis, que provocan dolor e infección en el colon.

3. Insulina alta: el estar quieto durante tantas horas impide que la insulina funcione en forma adecuada, lo que puede generar resistencia a la insulina, convirtiéndose finalmente en diabetes.

4. Cáncer: existen estudios que han vinculado el sedentarismo con tener mayor riesgo de padecer cáncer. La razón no está clara, pero una teoría es que el exceso de insulina, al no utilizarse de manera eficaz, estimula el crecimiento celular.

5. Mala circulación en las piernas: la mala circulación provoca várices en las piernas, como condición extrema se puede producir trombosis venosa profunda. Por eso se recomienda cambiar de posición y no pasar más de 45 minutos sentado sin moverse.

6. Síndrome del túnel carpiano o tendinitis: son trastornos de los músculos, tendones y nervios agravados por movimientos repetitivos del cuerpo, posturas incómodas, fuerzas altas, esfuerzos de contacto, vibración o el frío reiterados en la muñeca, que producen pérdida de fuerza en las manos.

“Pasar demasiadas horas sentados tiene consecuencias tanto a nivel físico como psicológico. Por ello es necesario crear pequeñas pausas que permitan romper con la rutina y generar descansos periódicos que aumenten la creatividad y productividad durante la jornada laboral”, señaló Ernesto Velarde, "country manager" de Trabajando.com Perú.

 

Vía: Andina

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here