Tras cuatro meses de la inundación por el desborde del río Piura, el centro de salud I-2 del centro poblado Pedregal Grande, en Catacaos, aún funciona en un módulo temporal de 36 metros cuadrados, aproximadamente, y en condiciones deficientes para brindar una adecuada atención a los pacientes. Así lo constató la Defensoría del Pueblo (DP) tras una supervisión a dicho establecimiento.

La Oficina Defensorial de Piura indicó que en el módulo temporal destinado a la atención de los pacientes, el personal de salud ha acondicionado una zona para atención obstétrica, atención de medicina general y un tópico, los cuales comparten el mismo espacio con el área de farmacia. Así mismo, observó que la carpa del módulo está deteriorada.

Debido al insuficiente espacio del lugar, el médico responsable ha tenido que trasladar el área de laboratorio y medicina a una tienda, y la enfermería y el área de inmunización del centro de salud a la sala de una vivienda. Los comisionados de la DP constataron también que los reactivos de laboratorio se almacenan en la refrigeradora de la propietaria de la vivienda.

Advirtió, además, que el establecimiento de salud no cuenta con fluido eléctrico. Tiene un motor para energía pero no cuenta con combustible, representando un riesgo para la salud de los ciudadanos. Tampoco cuenta con agua y saneamiento.

Los resultados de esta supervisión nacional de salud serán puestos en conocimiento de las autoridades correspondientes a fin de que tomen las medidas correctivas en el más breve plazo, informó la Defensoría del Pueblo.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here